Los mariscadores retoman las protestas contra la presencia de furtivos en la ría

|

El Ideal Gallego-2011-07-22-003-4d2853ed c.r. > a coruña
 Los mariscadores llevan semanas denunciando la presencia de furtivos en la ría y advirtiendo de que si el Servizo de Gardacostas no intervenía en O Burgo, se echarían de nuevo a la calle y lo han hecho. Por el momento, de forma pacífica con una concentración delante de la Casa del Mar al mediodía, pero no descartan volver a cortar el tráfico.
Esta vez, es solo el colectivo de a pie el que protagoniza estas protestas, el mayoritario con 90 trabajadores inscritos frente a los 44 de a flote. Su portavoz, Manuel Baldomir, denuncian que, como es habitual en los meses de verano, en las últimas semanas se ha producido un aumento en la presencia de furtivos. Parece que cada jornada, “a plena luz do día” hay una quincena de furtivos faenando en O Burgo, pero esta cifra se amplía a 30 en la marea de la noche. Baldomir destaca que los trabajadores están cumpliendo su parte del convenio al vigilar el estuario y alertar de la presencia de ilegales.
La Xunta siempre recuerda que es responsabilidad de cada cofradía conservar y vigilar sus bancos, pero el portavoz del colectivo de a pie recuerda que ni los mariscadores ni los vigilantes contratados por el pósito –guardapescas– tienen competencias para intervenir e incluso resaltan que, de intentar  expulsar a los furtivos, podrían generar un enfrentamiento, como ya ocurrido en otras ocasiones. En ese caso Baldomir declara que el mariscador está “desamparado”. Por ello, únicamente comunican el problema a la sala de operaciones de Santiago.
El problema, según los profesionales, es que no hay respuesta porque ninguna patrulla acude a la zona. Precisamente por este motivo el colectivo mantuvo un encuentro con el subdirector xeral de Gardacostas, Lino Sexto. Según Baldomir, les explicó que “facía o que podía” porque había muchas rías que vigilar en toda Galicia y se comprometió a organizar un nuevo operativo en los próximos días.  
A los mariscadores tampoco les convence esta forma de actuar de la Consellería do Mar con actuaciones puntuales coordinadas con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Según Baldomir, solo sirven para levantar actas de los sucedido, pero no logran retirar grandes cantidades de bivalvos del mercado.

Salud > En este sentido, el presidente de la agrupación de a pie, advierte también de otra vertiente del problema, el riesgo que supone para los consumidores, que en muchos casos no conocen que ese marisco procede de O Burgo –es el caso de los restaurantes–. Por ello, se reclama la intervención de los organismos sanitarios correspondientes.
Baldomir explica que aunque la mayoría de la ría está abierta al marisqueo es necesario que el bivalvo pase por un sistema de depuración previo para poder ser comercializado debido a la presencia de bacterias E.coli. En los últimos meses, además, los bancos se volvieron a cerrar por toxinas lipofílicas, que son las que provocan mareas rojas, pero no disminuyó el número de furtivos.

Los mariscadores retoman las protestas contra la presencia de furtivos en la ría