Universidades y estudiantes cuestionan el nuevo modelo de ingreso de alumnos

la comunidad universitaria duda de que la eliminación de la selectividad suponga un avance efe
|

Las universidades públicas se muestran inquietas por el nuevo modelo de ingreso de alumnos que implanta la reforma educativa, pues advierten del riesgo de que los procedimientos de admisión propios que cada centro de enseñanza pudiera establecer sean discriminatorios.
“Entendemos que se deben respetar los principios de igualdad, no discriminación, mérito y capacidad”, según subrayó la secretaria ejecutiva de la Red Universitaria de Asuntos Estudiantiles, María Victoria Vivancos.
La selectividad actual, que se suprime en el proyecto legislativo, es una prueba universal, lo que implica que la nota que obtenga un alumno le sirve para intentar acceder a cualquier universidad pública.
Las universidades tampoco entienden el sentido de la evaluación final de Bachillerato, que habrá que aprobar para graduarse en estos estudios.
La nota final del Bachillerato, ponderada entre la media de cualificaciones de las asignaturas cursadas y el resultado de esa evaluación final, servirá para ingresar en las universidades, según el proyecto de Lomce. Adicionalmente, las universidades podrán fijar procedimientos de admisión en los estudios de grado, que pueden incluir de forma excepcional “evaluaciones específicas de conocimientos y/o competencias”.
Vivancos advierte de que esas pruebas pueden basarse en elementos subjetivos y podrían suponer también que un alumno se viera obligado a “ir de romería” por varias comunidades, de facultad en facultad, para presentarse a las que convocasen cada una de ellas para determinados estudios, por ejemplo Medicina.
También llamó la atención sobre si algunas universidades decidieran requerir conocimientos de lenguas cooficiales. “Esto es insostenible”, enfatizó antes de preguntarse para qué desactivar un procedimiento –la selectividad– para introducir otro del que “no se tiene garantía” de que respete los principios de igualdad para todos los estudiantes.
Así, defendió continuar con el sistema actual de pruebas de acceso, con algún retoque, pues sirve a todos los alumnos para “competir en igualdad de condiciones” cuando quieran entrar en cualquier universidad.

caos
Por su parte, el Consejo de Estudiantes Universitarios alertó del “caos” que puede suponer que cada universidad decida implantar pruebas propias de admisión de alumnos de nuevo ingreso.
“Si vamos a un sistema de libertad absoluta de elección por las comunidades en cuanto a los criterios de admisión, nos encontramos que un estudiante puede tener 75 procesos de admisión, tantas como universidades”. n

Universidades y estudiantes cuestionan el nuevo modelo de ingreso de alumnos