Kiev reinicia la operación contra los prorrusos y Moscú lanza renovadas amenazas

KIV03. KIEV (UCRANIA), 23/04/2014.- Trabajadores ucranianos quitan una barricada cerca de la Plaza de la Independencia de Kiev, Ucrania, el 23 de abril del 2014. La Cancillería ucraniana acusa a Rusia de boicotear el cumplimiento de los acuerdos de
|

Ucrania puso ayer fin a la breve tregua de Pascua al dar por reanudada la “operación antiterrorista” contra las milicias prorrusas en el sureste del país, a lo que Moscú respondió con renovadas amenazas de que defenderá a los rusos ante cualquier ataque, como ocurrió en la guerra de Osetia del Sur.
“La fase activa fue suspendida durante las fiestas de Pascua, pero a partir de hoy (por ayer)continúa. Las fuerzas del orden trabajan para liquidar a todos los grupos en las regiones de Donetsk y Lugansk”, afirmó el viceprimer ministro ucraniano Vitali Yarema.
El hallazgo en Slaviansk del cadáver del desaparecido diputado de la asamblea municipal de Górlovka Vladímir Ribak, que pertenecía al partido Batkivschina (Patria), agotó la paciencia del presidente interino ucraniano, Alexandr Turchínov, miembro de esa formación.
El objetivo principal de la operación es Slaviansk, donde el autoproclamado alcalde, Viacheslav Ponomariov, reconoció ayer el secuestro de un periodista estadounidense, Simon Ostrovsky, al que acusó de espionaje, y corroboró la muerte de Ribak, acusando de ella a los ultranacionalistas ucranianos del Sector de Derechas.
El Sector de Derechas fue la fuerza de choque durante los disturbios de noviembre a febrero en Kiev que culminaron en la destitución del presidente Víktor Yanukóvich, a la que siguió la posterior revuelta de las regiones prorrusas de Ucrania.
Rusia, que hace un mes se anexionó Crimea tras un referéndum en el que su población de origen ruso votó por separarse de Ucrania, pidió ayer la retirada del Ejército ucraniano del sureste rusohablante del país.
El presidente ruso, Vladímir Putin, tachó de “grave crimen” el reinicio de la operación contra los separatistas y lamentó que se produjera horas después de que el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, abandonara Kiev.
Y el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, acusó a EEUUde dirigir las acciones de las autoridades ucranianas. En declaraciones al canal de televisión RT, Lavrov advirtió de que “atacar a los ciudadanos rusos es atacar a la Federación Rusa”.
“Si nuestros intereses legítimos, si los intereses de los rusos, son atacados directamente, como ocurrió en Osetia del Sur, no veo otra vía que responder de conformidad con el derecho internacional”, destacó.
Rusia invadió en agosto de 2008 la región separatista georgiana de Osetia del Sur, con el argumento de que debía proteger a sus habitantes de origen ruso. Al mismo tiempo, Lavrov desestimó las acusaciones occidentales acerca de que Rusia acumula fuerzas militares junto a las fronteras de Ucrania.

Kiev reinicia la operación contra los prorrusos y Moscú lanza renovadas amenazas