Soria asegura que las eléctricas no deben preocuparse y que la factura no tiene por qué subir

GRA036 LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 02/12/2013.- El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, atiende a los medios de comunicación hoy en Las Palmas de Gran Canaria tras firmar unos convenios en materia turíst
|

El ministro de Industria, José Manuel Soria, aseguró ayer que las eléctricas “no deberían estar preocupadas” por la supresión de las aportaciones públicas para evitar el déficit del sistema, que tampoco tiene por qué conllevar una subida de la factura a los consumidores.
“Yo mismo le expliqué hace muy pocos días a los representantes de las compañías eléctricas más importantes de España, aquellas que suponen aproximadamente un 95% de toda la generación, cuál es la situación y cómo esa diferencia de ingresos y gastos y costes del sistema puede llevar el aval del Estado”, destacó el ministro, al ser preguntado por las protestas de las empresas ante esa medida.
Soria añadió que, “por tanto, las empresas eléctricas, desde ese punto de vista, no deberían estar preocupadas, porque se les trasladó de esa manera”.
El ministro defendió que “no tiene ningún fundamento” establecer “una relación de causalidad directa entre el déficit y las actividades reguladas del sistema”, porque, en lo que concierne a estas últimas, “transporte, distribución, sistemas insulares, extrapeninsulares, incentivos a las energías renovables, el sector está en equilibrio”, argumentó.
Soria, que hizo estas declaraciones en Las Palmas de Gran Canaria, tras la firma de tres convenios en materia turística con el Ayuntamiento de la ciudad y el Cabildo Insular, justificó el comportamiento del Gobierno aludiendo a que “en España, en materia de política económica, hay una prioridad sobre todas las demás, que es la contención del déficit público”.
Esa prioridad, remarcó, “está por encima de cualquier otra consideración” y por “una razón muy sencilla: Porque, si no cumplimos el objetivo de déficit público, las implicaciones, para la economía en general y particularmente para el riesgo-país, son consecuencias que repercuten en todos los ámbitos”.
El ministro rechazó, además, que la decisión de su Ejecutivo tenga que conllevar una subida del precio final que pagan los consumidores por la electricidad, que afirmó que dependerá de “lo que diga el mercado”. n

Soria asegura que las eléctricas no deben preocuparse y que la factura no tiene por qué subir