El complejo que Amancio Ortega le dona a Padre Rubinos empezará a construirse antes de verano

La junta de gobierno de ayer dio luz verde al inicio de las obras, financiadas por la Fundación Amancio Ortega
|

  La nueva sede de Padre Rubinos empezará a ser una realidad antes de verano. Así lo confirmó el alcalde, Carlos Negreira, tras la celebración de una junta de gobierno extraordinaria en la que se aprobó de forma definitiva otorgar las licencias de obra y de apertura, tras aceptar una solicitud de la entidad benéfica para modificar el proyecto inicial, al que el gobierno local ya le había dado el visto bueno en octubre.

Construir las futuras instalaciones de Padre Rubinos costará 20 millones de euros, que serán financiados por la Fundación Amancio Ortega. La nueva sede se levantará sobre suelo municipal en unos terrenos ubicados entre Los Rosales y San Pedro de Visma, justo al lado de la ronda de Outeiro. Ocupará una superficie de 15.882 metros cuadrados dirigidos, según el alcalde, a fines sociales. Al lado, el Ayuntamiento desarrollará un gran parque verde de más de 100.000 metros cuadrados, que tendrá un coste de entre tres y cinco millones de euros.

La construcción de las nuevas instalaciones –que sustituirán a las actuales de Labañou– se prolongará durante un máximo de 36 meses. En las mismas, la institución benéfica albergará una escuela infantil con cien plazas y aulas distribuidas por edades, y una residencia de mayores con capacidad para 180 personas, además de 40 plazas de centro de día.

Contará, además, con un albergue con 58 habitaciones de corta estancia; 20 plazas para el grupo de inserción y un comedor con capacidad para 200 personas. En las instalaciones se habilitará un centro de atención social continuada con roperos, servicio de lavandería, salas de descanso, zona de comedor y para actividades y áreas de aseo e higiene personal. En el edificio se reservará espacio para oficinas, en las que trabajarán siete personas; un departamento de gerencia; despachos y un auditorio con capacidad para 255 personas. En el exterior, las nuevas instalaciones de la entidad benéfica se completarán con un aparcamiento descubierto con un mínimo de 60 plazas.

 

Modificaciones > El alcalde explicó, tras la junta de gobierno, que los cambios en el proyecto solicitados por Padre Rubinos –y a los que los técnicos municipales dieron su visto bueno– no afectan al uso final del inmueble, pero sí supone incrementar en 693 metros cuadrados la superficie construida.

Esto se debe a la eliminación de la planta para sótano propuesta en el proyecto anterior. Así, se aumenta el espacio que ocupan los pisos superiores para que todos los servicios se presten en superficie. Además, el nuevo plan incluye la construcción de un paso subterráneo entre los edificios que conformarán el nuevo complejo.

Para el alcalde, se trata de “una de las obras sociales más importantes” que se desarrollarán en la ciudad en este mandato. Negreira explicó que el compromiso del Ayuntamiento es agilizar lo máximo posible todos los trámites para que las obras puedan comenzar ya en este segundo trimestre, es decir, antes de verano.

Será la semana que viene cuando, según el regidor popular, la institución presente el proyecto con todos los detalles de las nuevas instalaciones, que permitirán mejorar los servicios que presta la entidad.

El complejo que Amancio Ortega le dona a Padre Rubinos empezará a construirse antes de verano