El Gobierno minimiza las diferencias con el PSOE sobre la aplicación del 155

GRAF273. MADRID, 25/10/2017.- La portavoz parlamentaria socialista, Margarita Robles, durante su intervención en la sesión de control al Gobierno, en el Congreso de los Diputados. EFE/ Javier Lizón
|

El Gobierno de Mariano Rajoy considera que está “todo en orden” con el PSOE y rechaza que pueda hablarse de discrepancias en torno al artículo 155 de la Constitución porque las diferencias son “mínimas”, indicaron fuentes del Ejecutivo, que admitieron además que el Senado puede adaptar el artículo 155 a las circunstancias ante el “futurible poco probable” de que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, decida convocar elecciones en Cataluña.
En el PSOE consideran que si hay una convocatoria electoral en el marco constitucional no hay razones políticas ni jurídicas para aplicar el 155. Y la portavoz del grupo socialista, Margarita Robles, insistió en esta idea ante Rajoy, durante la sesión de control del Congreso, al subrayar que si Puigdemont convoca comicios no cabría “ni jurídica ni políticamente” seguir adelante.

Comunicación fluída
En el Gobierno no ven distancia con el PSOE por el 155 en caso de que haya elecciones autonómicas y subrayan que estos días ambas partes mantuvieron una comunicación fluida, a pesar de que las medidas ya fueron aprobadas el sábado en sesión extraordinaria del Consejo de Ministros. Esos contactos son especialmente frecuentes entre la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría y la exministra y actual secretaria de Igualdad, Carmen Calvo.

Cierta sorpresa
Sí que causó cierta sorpresa que Margarita Robles haya reclamado a Rajoy en el Pleno del Congreso que “ponga orden” en su Ejecutivo y explique las “divergencias” que se están produciendo entre la vicepresidenta y otros miembros del Gobierno, si bien las fuentes consultadas no quisieron darle mayor importancia, sobre todo después de que la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, haya estado “más comedida” en su intervención.
En cualquier caso, fuentes del Ejecutivo rechazan que haya diferencias entre ministros sobre el 155 porque, según subrayan, “la pauta la marca Mariano Rajoy” y su gabinete secunda las directrices del presidente, que consensuó ese inédito precepto constitucional con el líder del PSOE.
Más críticos se mostraron desde el PP. Fuentes de la dirección del partido admitieron que el PSOE asume “mucho riesgo” por ligar su posición al discurso de Puigdemont cuando no se sabe qué hará el presidente catalán. En Génova achacan esa postura a las “presiones” del PSC que dirige Miquel Iceta pero recalcan que no se pueden dar bazas a quien está desafiando al Estado.
Después de que el propio Rajoy haya afirmado ayer –en respuesta al portavoz de ERC, Joan Tardá– que la “única respuesta posible” que le dejó Puigdemont es el l55, fuentes del Gobierno subrayaron que ese artículo “ya está en marcha” y será el Senado el que tendrá capacidad para analizar cualquier circunstancia que se pueda producir como una convocatoria electoral.
No obstante, en las filas del Gobierno no creen que Puigdemont vaya a convocar elecciones estos días, antes de que la Cámara Alta dé luz verde a las medidas del 155. “Somos pesimistas”, confiesan fuentes de Moncloa, que pronostican que en la actual tesitura el presidente catalán preferirá ser antes “un mártir” que un “traidor”, al tiempo que destacan que el Gobierno no puede trabajar con futuribles sino con hechos. Pese a ello, en el Ejecutivo de Mariano Rajoy se prevén todos los escenarios y circunstancias sobrevenidas que puedan producirse en los próximos días. l

El Gobierno minimiza las diferencias con el PSOE sobre la aplicación del 155