Comida y deporte cuando solo queda esperar

El Ideal Gallego-2015-05-24-006-8191d869_1
|

Día de descanso previo a la gran jornada electoral y los candidatos a la Alcaldía aprovecharon para estar con la familia, aunque sin desconectar del todo de la campaña. El líder de los populares, Carlos Negreira, quiso desayunar con miembros del partido y se rodeó, además, de interventores y apoderados al rededor de una mesa en el hotel NH Atlántico. Miembros de la candidatura y cargos del PP acudieron junto a sus hijos a este desayuno, que se desarrolló en un ambiente tan distendido que el actual alcalde tuvo tiempo hasta de aprender a bailar una peonza.
Sin mesa, ni zumos, ni bollería, sino quemando calorías. Así decidió el nacionalista Xosé Manuel Carril comenzar el día de reflexión: corriendo por el campo de menhires junto a la Torre de Hércules. Deportiva también fue la mañana de Mar Barcón, que acudió a ver el partido que uno de sus hijos disputaba junto al Hockey Liceo.
Y de llenar el estómago se encargaron Carlos Marcos, de Unión Coruñesa y Xulio Ferreiro, de Marea Atlántica. Eso sí, cada uno por su lado. Marcos reunió a los suyos en un restaurante de la plaza de María Pita para compartir con ellos una comida “familiar”. La hora de la comida la reservó Ferreiro para su familia, así que adelantó el encuentro con amigos y simpatizantes a la hora del vermú, del que disfrutó en un local de la plaza de España.
Lo que sí que hicieron casi todos fue pasar buena parte de la tarde frente al televisor viendo el partido del Deportivo y (seguro) deseando los mismos buenos resultados hoy para sí mismos.

Comida y deporte cuando solo queda esperar