El exconseller Jordi Turull es trasladado a la enfermería de la prisión después de pasar dos semanas en huelga de hambre

Los siete dirigentes independentistas en la cárcel de Lledoners, entre los que se encuentra Turull (tercero desde la izda)
|

El exconseller y diputado de Junts per Catalunya (JxCat) Jordi Turull tuvo que ser trasladado ayer a la enfermería de la cárcel catalana de Lledoners, donde está interno por indicación facultativa, al resentirse su estado de salud después de sumar casi dos semanas (trece días) en huelga de hambre en protesta por su situación. También sus compañeros en esta acción reivindicativa (los políticos Jordi Sànchez, Josep Rull y Quim Forn) han visto como se deterioraba su ánimo.

Fuentes penitenciarias informaron ayer de que, al cierre de esta edición, Turull se encontraba en las dependencias de la enfermería de la prisión para ser asistido por los equipos sanitarios, aunque no se preveía empezar a alimentarlo enseguida.

En el caso de que empeore la salud del exconseller, sería trasladado al hospital penitenciario de Terrassa (Barcelona), donde ingresan los reclusos que necesitan ser atendidos en un centro sanitario con mayores servicios que la propia enfermería del complejo. A través de un mensaje en su cuenta de la red social Twitter, Jaume Padrós, presidente del Colegio de Médicos de Barcelona y médico personal de Turull, precisó que los líderes independentistas en huelga de hambre se encuentran “estables”.

No obstante, añadió en su microescrito, “el tiempo transcurrido y la situación individual hace aconsejable que ahora Jordi Turull sea trasladado a la enfermería del centro penitenciario de Lledoners” para tener un mayor control de los médicos y evitar daños más graves o que puedan resultar difíciles de subsanar.

Posible traslado de todos
Al parecer el grupo es sometido a análisis diarios de los facultativos de Lledoners en los que se controlan distintos indicadores, pero los practicados a Turull revelaron algunas alteraciones que hicieron recomendable su traslado a otra estancia.

La nueva situación implica que, por el momento, abandonará su celda e, igualmente, dejará de hacer tareas dentro de la cárcel como las que se le habían ido encomendando. Asimismo, otras fuentes sanitarias explicaron que el estado de salud del político del anterior gobierno catalán no presenta ningún signo de alarma, aunque el hecho de que en las últimas horas de la huelga hubiese comenzado a mostrar síntomas de cansancio y abatimiento, propios de casi dos semanas sin ingerir alimentos sólidos, hicieron que se tomase la decisión. 

Hasta ahora tanto el paciente como Jordi Sànchez, Josep Rull y Quim Forn no han tomado nada más allá de agua con glucosa y minerales. Los mismos especialistas advirtieron de que los cuatro líderes independentistas presos  que están protestando de esta manera entrarán la semana que viene en una etapa crítica para su estado de salud, dado que la huelga de hambre puede empezar a hacer mella en ellos. 

De hecho, parece probable que se tenga que ingresar en enfermería al resto de compañeros de Turull para hacerles seguimientos más personalizados. Pese a ello, todos podrán seguir recibiendo visitas, como las de sus abogados. Incluso se preveía que el exconseller ahora ingresado siga escribiendo, una de las aficiones que más ha cultivado en este tiempo.

 
Salir con “dignidad”
Por otra parte, también ayer se supo que el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, escribió una carta en la que aseguró: “Los presos estamos más unidos que nunca, nos cuidamos los unos a los otros y nunca dejaremos a ningún huelguista solo”.

El presidente de Òmnium alentó a que se siga “leyendo, escribiendo y pensando” porque sus “únicos enemigos son el silencio y el miedo”. A su juicio, la literatura también “es una herramienta capaz de derribar regímenes totalitarios de todos los colores”.

“Somos gente pacífica y, precisamente por eso, no renunciaremos nunca a vivir en paz y libertad. El juicio a la democracia es una enmienda irreversible al Régimen del 78. No nos defenderemos, sino que acusaremos al Estado español de vulnerar derechos humanos. Y no queremos salir pronto de la prisión, sino salir con dignidad, porque la prioridad es la resolución política”, reflexionó.

Serrat opina que lo ocurrido en la comunidad es “un ejemplo clarísimo del fracaso de la política”

El artista Joan Manuel Serrat volvió a manifestarse ayer sobre el proceso catalán asegurando que, desde su punto de vista, “no explotará”, si bien no dudó en señalar que esta región representa “un ejemplo clarísimo del fracaso de la política”.

“En lugar de caminar hacia el entendimiento, la situación parece estar fundamentada en la búsqueda de que las cosas no se muevan. Creo que se mantendrá así o mejorará, pero no creo que se cumplan las praxis de (Carles) Puigdemont de que los procesos de independencia, cuando no hay muertos, van más lentos”, dijo en una entrevista concedida a la Agencia EFE con motivo del lanzamiento de un vasto repaso a su carrera discográfica, con una caja con vinilos seleccionados por él con álbumes en castellano y en catalán, el músico señaló las consecuencias de las supuestas negligencias políticas.

“A mí nadie me niega que existen dos Cataluñas que no se hablan, no se ven y no se entienden”, resumió. Serrat ya había mostrado públicamente su opinión contraria a cómo se formuló el referéndum, pero también contra el encarcelamiento de políticos catalanes. l

 

El exconseller Jordi Turull es trasladado a la enfermería de la prisión después de pasar dos semanas en huelga de hambre