Mueren dos de los seis tripulantes de un pesquero que se fue a pique a tres millas del Puerto Exterior

|

El Ideal Gallego-2011-05-28-002-32694fba

  abel peña > a coruña

  El océano se cobró en la madrugada de ayer dos víctimas, a causa del naufragio de un pesquero ante punta Langosteira. Sucedió poco antes de las 7.00, en la zona de As Acentas. Al parecer, el barco estaba recogiendo sus redes (se trataba de un cerquero) cuando el aparejo se enganchó en el fondo, provocando el vuelco instantáneo del  “Nuevo Luz”, según fuentes del Grupo Especial de Actividades Submarinas (GEAS) de la Guardia Civil, que acudió al lugar del hundimiento.

De los seis tripulantes, cuatro fueron rescatados con vida, aunque con síntomas de hipotermia. Los cuerpos de los otros dos marineros fueron recogidos por un pesquero –el “Martín Daniel”–que los llevó hasta el muelle de Oza. Fueron identificados como José Enrique Carril Rojo, oriundo de Seixas y de 45 años, y Santiago Manuel Varela Veiga, de Beo y de 40 años. En cuanto a sus compañeros, fueron recogidos por la lancha “Guardamar Concepción Arenal” y más tarde, trasladados en ambulancia al Complejo Hospitalario Universitario.
El “Nuevo Luz” llegó a tres millas del Puerto Exterior y comenzó la faena alrededor de las cinco y media de la madrugada. Cerca de él se encontraban otros pesqueros, puesto que es un banco muy frecuentado. Después de más de una hora faenando, el “Nuevo Luz” comenzó a recoger las redes y estas se engancharon, dejando la embarcación a merced de los golpes de la mar de fondo. Antes de que pudieran hacer nada, una ola impactó de lleno en el costado y el barco, de 14,83 metros de eslora, volcó arrojando a  sus tripulantes al agua.
La torre de Salvamento Marítimo no recibió el aviso de radiobaliza que anunciaba lo sucedido hasta las 06.56  horas. El sistema es automático, y funciona cuando se sumerge. El jefe de Salvamento Marítimo, Jesús Iglesias, que define la actuación de su equipo como “muy difícil de mejorar”, asegura que no hubo ninguna otra comunicación que alertara de lo ocurrido. A las 07.00 horas, partía la “Guardamar Concepción Arenal” rumbo al punto exacto marcado por los instrumentos y a las 07.42 arribaba.  Cuando ya estaba cerca, vio una bengala en el cielo y hacia allí se dirigió la lancha, descubriendo a dos de los marineros en un bote salvavidas. Inmediatamente fueron subidos a bordo y atendidos.

Oza > El “Helimer”, que había partido de su base, volvió cuando se le informó que los náufragos ya habían sido localizados. Los otros dos supervivientes eran recogidos por los pesqueros “Borrasca Primero” y “Ribeira Tercero” que los descubrieron aferrados a las boyas de las redes. Los testimonios que recogió la Guardia Civil coinciden en que el hundimiento fue muy rápido, por eso solo dos de los seis tripulantes consiguieron subirse a la lancha salvavidas mientras que los otros fueron hallados por separado.
Fue a la tripulación de otro pesquero de la zona, el “Martín Daniel”, con base en Laxe, la que encontró y recuperó los cuerpos de los fallecidos flotando en la superficie. El propio barco los trasladó hasta el muelle de Oza, donde fueron recogidos por los efectivos de la Guardia Civil que a su vez se los entregaron a los operarios de Servisa. Los cadáveres fueron finalmente trasladados al Oncológico para la autopsia. Uno de los familiares, que había acudido a comprobar la identidad de los ahogados, protagonizó en el propio muelle escenas descarnadas de dolor.
Uno de los fallecidos, Carril Rojo, estaba soltero y vivía con sus padres en la localidad de Seixas, mientras que su compañero, Santiago Manuel Varela, deja viuda y dos hijos: una joven de 19 y un niño de apenas ocho.

 

Mueren dos de los seis tripulantes de un pesquero que se fue a pique a tres millas del Puerto Exterior