El 091 cerca en el tejado de un colegio al ladrón de un chalé de Ciudad Jardín

Copia de Copia de El Ideal Gallego-2016-01-28-008-84ef2326
|

Fue una escena propia de una película, aunque tuvo pocos espectadores, porque transcurrió en plena noche: un camerunés de 32 años saltó la tapia de un chalet de Pérez Lugin, en Ciudad Jardín, pasadas las dos de la madrugada. El sospechoso sorteó la tapia de más de cuatro metros de alto, pero no pudo evitar que un testigo de su escalo llamara al 091. Los policías rodearon toda la manzana y, media hora después, los bomberos lo bajaban del tejado del colegio Compañía de María, donde se había refugiado. 
Al sujeto no le resultó difícil saltar el muro porque se apoyó en la caja de registro eléctrico que había en un esquina. Además, la pared estaba cubierta de vegetación con la que se aupó hasta lo alto. Un alambre de espino recorría todo el perímetro, pero estaba oxidado y roto, y tampoco supuso una verdadera barrera al decidido ladrón, que llegó al otro lado sin problemas. 
Éstos no comenzaron hasta que llegó el primer coche patrulla y observó, a indicaciones de testigo, el estado de las ramas, y confirmó que parecía que alguien había trepado el muro por allí. Lo primero que hicieron los agentes fue solicitar refuerzos con los que cercaron completamente la manzana, que además de por otras dos fincas, está ocupada en su mayor parte por el Colegio Compañía de María.

bomberos
En un principio llamaron al timbre con la esperanza de que alguien les abriera la puerta desde dentro, pero no hubo suerte. Y entonces se oyó un fuerte ruido y un agente distinguió a un individuo tumbado en el tejado de al lado que no parecía tener ninguna intención de bajar, así que no tuvieron más remedio que solicitar la ayuda de Bomberos.
Éstos acudieron con un camión provisto de una escalera articulada. Subidos en la cesta, los agentes pudieron subir al tejado y descubrieron al sospechoso tumbado con una caja metálica en sus manos. En el interior había una colección de collares, abalorios y colgantes, así que lo detuvieron.  
Poco después, la inquilina de la vivienda allanada se personó en dependencias policiales, donde prestó declaración. Reconoció como suya la caja metálica que se le había incautado al detenido y manifestó que dicha caja estaba en el interior de su vivienda. En cuanto al arrestado, ya contaba con detenciones anteriores y fue puesto a disposición judicial una vez finalizadas las diligencias confeccionadas por los hechos.

El 091 cerca en el tejado de un colegio al ladrón de un chalé de Ciudad Jardín