Una excursión organizada a Bulgaria se frustra por la cancelación de un vuelo

|

redacción > a coruña
  El aeropuerto de Alvedro sufrió ayer una mañana complicada debido a la cancelación del vuelo de Iberia de primera hora de la mañana, el 0511. Estaba previsto que la nave despegara a las siete menos diez, pero no fue así porque el último vuelo de la noche nunca llegó a la ciudad. De los 150 pasajeros que normalmente transportan los enlaces de primera hora de la mañana a Madrid, ayer hubo 48 personas especialmente afectadas porque perdieron su enlace en Barajas.
Este grupo pertenecía a una excursión organizada a Bulgaria que debía viajar desde la capital estatal a las once menos cuarto para llegar a Sofía a las tres de la tarde. Pero a esa hora todavía seguían en el aeropuerto, y es que, debido a su número, no pudieron ser reubicados en otro vuelo. Así, esperan que hoy sí puedan partir rumbo a Madrid, pero la compañía no lo confirma.
Mientras que los pasajeros critican el trato recibido por parte de Iberia –según afirman, no se les ofreció explicaciones sobre la cancelación–, la aerolínea asegura que “en todo momento se ha atendido” a este grupo. La empresa defiende que se les ha proporcionado desayuno y comida, pero no así hotel porque eran de la ciudad y no lo requerían. Esta versión no coincide con la de los afectados, que procedían de Cedeira y sí necesitaban alojamiento. Parece que finalmente fue su agencia de viajes, El Corte Inglés, la que gestionó un lugar en el que pasar la noche.

Causas > Iberia tampoco aclara por qué no llegó a aterrizar el vuelo de la noche del domingo a pesar de que, según AENA, se debió a causas operativas de la compañía, por tanto ajenas al tiempo y otros factores. Ante la falta de explicaciones, todo hace suponer que este incidente se relaciona con la problemática que padece la aerolínea con sus segundos pilotos, debido a la negociación del convenio colectivo, que está haciendo que en muchos vuelos no haya personal suficiente para despegar.

Una excursión organizada a Bulgaria se frustra por la cancelación de un vuelo