La oposición insiste en que en Galicia hay malnutrición infantil por pobreza

la galería para jugar a la chave se encuentra en la misma parcela que el parque infantil
|

Los grupos parlamentarios PSdeG, AGE y BNG han coincidido hoy en afirmar que el problema de la obesidad infantil deriva, en muchas ocasiones, de la situación de pobreza que atraviesan las familias, sobre todo, en el actual contexto de crisis económica.
Así lo han denunciado hoy en sesión parlamentaria las fuerzas de la oposición, en un encendido debate avivado después de que la conselleira de Sanidad, Rocío Mosquera, compareciese, a petición propia, para explicar la estrategia de la Xunta contra la obesidad infantil bautizada como 'Plan Xermola'.
La portavoz de sanidad del Grupo Socialista, Carmen Acuña, ha criticado "la desfachatez" de la conselleira al hablar de obesidad infantil cuando los niños y niñas gallegas "pasan hambre"; así, ha recordado que en Galicia hay 13.000 niños que viven en hogares donde ningún miembro tiene un trabajo remunerado.
En este sentido, Acuña ha insistido en la necesidad de buscar y llevar a cabo políticas sociales para, por ejemplo, "reducir las tasas del comedor escolar".
"No se limiten a buscar remedio para la obesidad del niño o niña rica, sería injusto, ineficaz y no se ajustaría a la realidad", ha remarcado así la portavoz socialista, quien ha pedido un cambio de políticas.
Por su parte, el representante de Alternativa Galega de Esquerda (AGE) Ramón Vázquez ha denunciado "el análisis parcial y sesgado" de la Consellería sobre la obesidad infantil, y ha resaltado que la malnutrición tiene "cara de pobreza".
Así, ha sostenido que España es el segundo país de Europa en pobreza infantil, sólo detrás de Rumanía; y que, también, es el segundo país que más recorta en políticas sociales para paliar el problema.
La nacionalista Montse Prado ha afirmado que "duda de la voluntad" del gobierno para buscar una solución a una "epidemia" que aumentó en los últimos años, ya que "son los responsables" de mucha de esa obesidad al fomentar una calidad de vida determinada a través de las estructuras de poder.
Además, Prado ha insistido en que los buenos datos de la sanidad gallega se deben al trabajo y a la voluntad de los profesionales, y no a las políticas llevadas a cabo desde el Gobierno al que parece que "el hambre puede esperar pero la obesidad no"; ya que, a su juicio, sí existe esta situación de pobreza y exclusión aunque la Xunta no lo quiera reconocer.
Las tres fuerzas parlamentarias también han coincido en resaltar que para atacar el problema de la obesidad y el sobrepeso infantil desde un principio, es necesario partir de la realidad, haciendo una radiografía de las causas principales.
El portavoz popular Miguel Santalices ha agradecido a la conselleira la buena voluntad del proyecto y le ha remarcado la importancia de tener en cuenta cualquier aportación de las instituciones para mejorar la iniciativa a través de una gestión integrada y coordinada.
Por su parte, la conselleira de Sanidad, Rocío Mosquera, ha recalcado que la obesidad es el tercer factor de riesgo de las causas de muerte y discapacidad.
Para analizar este problema, la Xunta realizó un estudio de prevalencia a niños gallegos, con edades comprendidas entre los 6 y los 15 años, que evidenció que la tasa general de sobrepeso y obesidad asciende al 33 por ciento; y que es superior en los varones (33,3 por ciento) frente a las mujeres (32,7 por ciento).
De ahí la importancia de este plan, dijo Mosquera, que tiene como objetivo disminuir la prevalencia de la obesidad en la población infantil y juvenil de Galicia en un plazo de ocho años, mejorando el patrón alimenticio y también la actividad física, una práctica vinculada al "modo de vida" de la sociedad y no un "estilo de vida" personal.
Las tres fuerzas de la oposición también han coincidido en recriminarle a la conselleira el reciente nombramiento de su marido, Manuel Bustamante, por segunda vez, como jefe de servicio en el Hospital de Santiago.
La oposición ha reclamado "respeto" a la Cámara ante estas circunstancias, y ha demandado que Mosquera compareciera en el Parlamento para explicar estas situaciones.
Acuña se ha preguntado, en este sentido, si el nombramiento del marido de la conselleira estaría relacionado, hipotéticamente, con "el traspaso de pacientes de Vigo a Pontevedra".
Santalices, por su parte, ha demandado "valentía" para hablar con claridad y "respeto" hacia los profesionales, las personas y las decisiones de los tribunales.

La oposición insiste en que en Galicia hay malnutrición infantil por pobreza