Sánchez empieza a construir el pacto nacional pese a la distancia con Casado

El presidente del Gobierno y la ministra de Industria visitaron ayer los talleres de confección de El Corte Inglés en Madrid | (Borja Puig de la Bellacasa (efe)
|

El equipo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha comenzado a cerrar las reuniones preparatorias de lo que quiere que sea un gran pacto nacional para la reconstrucción después de haber constatado en el Congreso la distancia que le separa de Pablo Casado, con el que podría encontrarse la próxima semana. El presidente y el líder del PP se vieron las caras en la primera sesión de control al Gobierno que ha celebrado la Cámara Baja desde que se suspendió la actividad parlamentaria, el pasado 12 de marzo. Ninguno se movió de las posiciones que adoptaron de antemano.

Todas las preguntas de la oposición a Sánchez y a los ministros versaron sobre la crisis del coronavirus, que ayer tuvo un repunte en el número de casos positivos, pero también un descenso en los fallecimientos.

Casado preguntó a Sánchez por la gestión de la pandemia, que criticó, y Sánchez respondió con el dato del índice de contagios, que está en un 3% cuando hace un mes superaba el 30.

Ambos, sin embargo, aludieron a la posibilidad de que un gran acuerdo nacional para la reconstrucción ayude a superar una crisis que sigue horadando las bases económicas y sociales del país.

El líder del PP reprochó al presidente que “ya no le crea nadie” y que no exista la confianza necesaria para un hipotético pacto. Acuerdo que, en todo caso, si prosperara, debería formalizarse en el Congreso con “luz y taquígrafos”, comentó.

El presidente del Gobierno continuó con la mano tendida al PP y urgió a la unidad para cuando se vaya doblegando a la pandemia y reiniciando el camino hacia “una nueva normalidad” en la que espera que prevalezca una “nueva forma de hacer política”.

Sánchez, por tanto, apeló al acuerdo y Casado insistió en que la maniobra forma parte de un “teatro”. Pero apenas unas horas después de este cruce infructuoso de mensajes, los gabinetes de los dos líderes se ponían en contacto para buscar día y hora de una reunión por videoconferencia. La idea del Gobierno situaba el encuentro a finales de semana, pero todo apunta a que la charla no se producirá hasta comienzos de la que viene.

El PP, de momento, no formará parte de la primera ronda de contactos telemáticos que Sánchez iniciará hoy con Laura Borrás, de JxCat, e Íñigo Errejón, de Más País, la portavoz y el portavoz adjunto, respectivamente, del Grupo Plural.

Seguirá a este primer contacto una conversación con el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, y más adelante hablarán Sánchez y la líder de Cs, Inés Arrimadas. El PNV será otro de los partidos con los que hable el presidente.

Mañana será el turno de EH Bildu y de ERC, como confirmaron fuentes de ambas formaciones. Quien no participará en esta nueva tanda de contactos será Vox, cuyo líder, Santiago Abascal, declinó por segunda vez este mes una reunión con Sánchez.

Sánchez empieza a construir el pacto nacional pese a la distancia con Casado