Los servicios de emergencia esperan para mañana trombas de agua en A Coruña

Los transeúntes tuvieron que echar mano ayer de los abrigos y de los paraguas que usarán otra vez mañana | patricia g. fraga
|

La tan demorada lluvia se hizo notar ayer con fuerza, pero las autoridades esperan que sea mañana cuando de verdad haga acto de presencia, cuando la borrasca que llevan días siguiendo los servicios meteorológicos alcance la ciudad y descarguen verdaderas trombas de agua. De hecho, los bomberos ya están preparando los equipos de achique en previsión de que se produzcan inundaciones, aunque todavía no hay manera de predecir de forma exacta cuánto daño puede hacer la borrasca de mañana. “No se trata solo de las precipitaciones, sino de en cuánto tiempo caigan. Si es más concentrado, hace más daño”, alertan.
La alerta naranja que se ha declarado apunta a un mínimo de entre treinta y cuarenta litros de agua por metro cuadrado, aunque eso diga poco. “Estos días ha llovido, pero no demasiado, y lo que ocurre es que los canalones pueden estar atascados por la suciedad acumulada durante los meses de sequía”, señalan estas mismas fuentes. Esta circunstancia, combinada con fuertes chaparrones, puede bastar para provocar inundaciones.
Algo similar puede ocurrir en bajos y sótanos, si las rejillas de evacuación de pluviales no están limpias y despejadas, o si las bombas de achique no funcionan correctamente después de tantos meses en desuso. Esto puede pasar sobre todo por falta de mantenimiento, algo parecido a lo que ocurre con las calderas cuando comienza la temporada de frío. “Hay que revisarlas cada año”, señalan los servicios de emergencia.
La incógnita del viento
A medida que avanzan las horas, los informes meteorológicos permiten averiguar más sobre la borrasca. Por ejemplo, hoy se podrá saber con seguridad, ya, con el informe de 24 horas antes, si las fuertes lluvias vienen acompañadas de viento,  lo que podría provocar aún más daño, levantando los tejados.
Lo que sí parece seguro es que no será necesario cortar el Paseo Marítimo, como ocurre a menudo con los temporales del Atlántico.  “Puede que en el interior sea más grave”, apuntan fuentes de los servicios de emergencia, así que es probable que las olas no lleguen siquiera a la duna de Riazor.
Esta había tenido que ser rehecha a principios de noviembre, después de que la tercera alerta amarilla  quince días castigase la costa coruñesa con olas de hasta cinco metros y obligase a dos buques cisterna y un transatlántico a permanecer en el puerto
En cuanto al día de ayer, siguió lloviendo durante la mayor parte de la jornada, aunque no se registraron tantas complicaciones de tráfico como durante el jueves, cuando los alrededores de los principales centros comerciales se colpasaron. La lluvia fina, pero constante, había dejado cerca de tres litros por metro cuadrado en el pluviómetro de la Torre de Hércules, según las mediciones de Meteogalicia. Mucho más se espera que caiga mañana ,aunque lo que ocurra en las playas dependerá de si la borrasca coincide con la pleamar y del viento. l

Los servicios de emergencia esperan para mañana trombas de agua en A Coruña