Aranga se convierte en la meca de los represaliados del franquismo

|

El Ideal Gallego-2011-06-19-012-a4472a63

  c.r. > a coruña

  Con motivo del libro “A fosa do cemiterio de Vilarraso (Aranga)” realizado por los historiadores Emilio Grandío y Eliseo Fernández, la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica (CRMH) inauguró ayer un monumento en homenaje a los represaliados del franquismo de toda la comarca y muy especialmente a aquellos, la mayoría aún sin identificar, que están en la fosa común de este Ayuntamiento. Cabe destacar que la instalación de esta escultura obra de Xosé Val Díaz “Valdi” –de cinco toneladas de peso y con un poema de Salvador García-Bodaño– junto a la casa consistorial fue apoyada por todos los grupos municipales en el pleno de abril.
En el homenaje de ayer participó el propio Grandío con un texto sobre el gran símbolo de la represión en la comarca, la maestra de Monelos Mercedes Romero Abella, que fue violada, mutilada y asesinada, y cuyo cadáver ha sido hallado entre los 29 cuerpos de Villaraso. Solo algunos de ellos están identificados, por lo que el presidente de la CRMH, Manuel Monge, quiere destacar que es ahora cuando empieza el trabajo. Según Monge, “queda moito por facer”. En la ciudad, por ejemplo, espera que se recuerde a Romero Abella con una placa en el parque de Oza y que se ejecute lo aprobado por el Ayuntamiento hace 21 meses, la retirada de todos los nombres de calles del franquismo.
Pero el acto de ayer, pese a la tragedia que recordaba, prefirió dejar un buen sabor de boca a los asistentes, y nunca mejor dicho, puesto que tras las lecturas de textos de Claudio Rodríguez Fer y de un poema inédito de Manuel Rivas, se pudo disfrutar de pulpo y churrasco. La música estuvo a cargo de los grupos A Quenlla, Os tres Trebóns, de Xurxo Souto, y la banda de rock Zënzar.


 

Aranga se convierte en la meca de los represaliados del franquismo