Noriega descarta divisiones y asegura que En Marea estará “a la altura”

El alcalde de Santiago, Martiño Noriega ep
|

El alcalde de Santiago y dirigente de Anova, Martiño Noriega, aseguró que no tiene “dudas” de que pervivirá la unidad en el grupo parlamentario de En Marea y que no habrá divisiones en la organización pese a las diferentes sensibilidades de los partidos que la emplean.
“No tengo ninguna duda de que el grupo va a estar a la altura de las circunstancias”, auguró Noriega, quien recordó que el grupo tiene el mandato ciudadano de liderar la oposición al Gobierno de Alberto Núñez Feijóo los próximos cuatro años y ser capaces de configurar “una alternativa consistente” para 2020.
No en vano, aunque En Marea está empatada a 14 escaños con el PSOE, sumó casi 17.000 votos más que los socialistas en las elecciones del pasado domingo.
Noriega se declaró sabedor “de la implicación de los hombres y mujeres” del grupo de En Marea y de la “capacidad de liderazgo” de Luís Villares, por lo que auguró que “estará a la altura”.
Precisamente el jueves, el candidato de En Marea a la Xunta y diputado electo, Luís Villares, constató que “el espíritu” de la organización a las puertas de las negociaciones para la formación de órganos como la Mesa del Parlamento es “que quede clara la pluralidad”. En todo caso, ante el empate con el PSdeG, subrayó que En Marea “ejercerá” como la “segunda fuerza” que es tras las elecciones del domingo.
“Hay empate en diputados, que no en votos. Somos la segunda fuerza del Parlamento y ejerceremos como tal”, sentenció Villares, antes de arrancar el primer encuentro que mantuvieron los diputados electos de En Marea en un hotel compostelano. A la cita acudieron 13 de los 14 parlamentarios electos, ya que Luca Chao se encuentra de viaje.
En esta coyuntura, Villares descartó que las funciones del futuro grupo se repartan por cuotas de partidos que integran la organización y también avanzó cuál será la postura en las próximas negociaciones en la Cámara autonómica.
“No nos encontrarán en los bloqueos, las exclusiones y los sectarismo, sí en la integración y en una representación que refleje pluralidad”, aseveró.
Y es que, salvo que el recuento del voto emigrante en la provincia de Ourense –con un escaño en juego entre PPdeG y PSdeG– varíe el resultado y permita a los socialistas sumar un nuevo diputado y deshacer el empate, el acuerdo será imprescindible para el reparto de puestos que no corresponden a los populares (con mayoría absoluta) en la Mesa, órgano rector de la Cámara.
En concreto, el reglamento estipula que, tras la constitución del Parlamento el día 21 de octubre, la primera decisión que adoptará el pleno es la elección de los miembros de la Mesa. El presidente, puesto que se elige por mayoría absoluta, lo señalará el PP, al igual que la Vicepresidencia primera y la Secretaría.
La Vicepresidencia segunda y la Vicesecretaría en las votaciones siguientes sí requerirá el diálogo, ya que si cada grupo votase a su propio candidato, el BNG (con seis diputados) quedaría fuera y habría empate en el número de votos PSdeG y En Marea. El reglamento determina que, para solucionar esta cuestión, se harán votaciones sucesivas hasta que se solvente el problema, lo que abre varios escenarios de posibles pactos.
Por otro lado, Villares remarcó la importancia que le concederá En Marea al “trabajo de calle” en la próxima legislatura y vinculado a los análisis de los resultados electorales del domingo.

Noriega descarta divisiones y asegura que En Marea estará “a la altura”