Reportaje | La cría de aves y anfibios recupera sus niveles gracias a la lluvia

Hace unos meses, varios patos del río Bolaños aparecieron muertos por botulismo | aec
|

Si hace dos meses la escasez de lluvias y las altas temperaturas pusieron en peligro la fauna de Arteixo, hasta el punto de que se produjeron numerosas muertes de patos y gaviotas por botulismo, las abundantes precipitaciones registradas en las últimas semanas han normalizado el proceso de cría de aves y anfibios, que estuvo paralizado hasta casi la llegada de la Navidad.
Así lo indica Xabier Varela, vigilante ambiental de Arteixo, quien reconoce que los humedales y charcas del municipio han recuperado sus niveles óptimos y han desaparecido los episodios de botulismo, más frecuentes cuando el clima es seco y las temperaturas son altas. “En otoño no hubo apenas actividad de cría de anfibios, cuando normalmente empieza en octubre, pero ya han aparecido muchas puestas de sapillo pintojo y rana bermeja, con lo cual ahora mismo estamos en los niveles normales para la época”, dice.
Varela apunta que el embalse de Sabón es una zona con una ingente cantidad de aves acuáticas y que la sequía perjudicó mucho a su biodiversidad. La cría de pájaros se resintió “porque los ejemplares precisan vegetación en contacto con el agua, y el agua cada vez se alejó más”. Ahora, con Sabón en su nivel hídrico habitual, vuelve a ser el mejor hábitat para las 185 especies de aves que acoge en sus 54 hectáreas.

Ejemplo de biodiversidad
Según Xabier Varela, Arteixo posee una destacada diversidad de hábitats acuáticos y un amplio abanico de especies animales. El municipio cuenta con 23 especies de libélulas de las 52 catalogadas en Galicia y 13 de las 16 clases de anfibios.
En total, el departamento municipal de Medio Ambiente ha contabilizado hasta 240 especies de aves en el municipio arteixán, más de la mitad de las cuales son acuáticas –185 habitan en el embalse de Sabón–.
Con estas cifras, Arteixo es un referente en biodiversidad y desde el Ayuntamiento celebran la llegada de la lluvia, no solo para garantizar el pertinente abastecimiento de agua a los vecinos sino para preservar su entorno natural.

Reportaje | La cría de aves y anfibios recupera sus niveles gracias a la lluvia