Los yihadistas tenían fotografías de un cuartel de la Guardia Civil en Barcelona

GRA101. VALLS (TARRAGONA), 08/04/2015.- Agentes de los Mossos d'Esquadra abandonan el gimnasio de artes marciales registrado y trasladan a su domicilio de Valls a una de las nueve personas que han sido detenidas en el marco de una operación contra
|

A los once presuntos yihadistas detenidos el pasado miércoles en Cataluña les fueron intervenidas en sus móviles fotografías de instituciones públicas de Barcelona, entre ellas de un cuartel de la Guardia Civil, por lo que se sospecha que estarían recopilando objetivos para un atentado.

Fuentes de la lucha antiterrorista concretaron ayer que las imágenes de la dependencias de la Guardia Civil intervenidas corresponden al cuartel de Sant Andreu De La Barca (Barcelona), en el que viven más de 200 familias y que cuenta en su interior con una guardería, abierta en 2005 y la primera en un cuartel del instituto armado.

Detenidos

Los detenidos, entre ellos un menor de 17 años y una mujer, son cinco ciudadanos españoles -cuatro convertidos al Islám, uno de ellos el presunto cabecilla-, cinco marroquíes y un paraguayo -también convertido-.

Los mayores de edad serán puestos hoy a disposición del juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz, mientras que el adolescente será llevado ante la fiscal de menores de la Audiencia Nacional, Blanca Rodríguez, para que decida si debe ingresar en un centro de menores.

Los once conformaban supuestamente una célula yihadista que tenía la “voluntad explícita” de atentar en Cataluña, aunque no suponía ningún peligro porque estaba controlada desde hace trece meses, según informó ayer la Generalitat catalana.

Cabe la posibilidad de que algunos de esos objetivos hubieran sido edificios públicos que los yihadistas habían vigilado previamente, tal y como apuntan las fotografías intervenidas por los Mossos d’Esquadra durante la operación practicada ayer en las poblaciones barcelonesas de Terrassa, Sabadell, Barcelona y Sant Quirze del Vallès y en Valls.

El conseller catalán de Interior, Ramon Espadaler, aseguró que se trataba de una célula “operativa, con voluntad contrastada de atentar en Cataluña”.  La célula sería también responsable de haber enviado en diciembre pasado a combatir a Siria a tres jóvenes, que permanecen en prisión tras ser detenidos cuando se encontraban en Bulgaria, de camino a Siria, vía Turquía. El grupo también había logrado enviar a Irak a otro combatiente, que está incorporado en las filas del Estado Islámico.

Los yihadistas tenían fotografías de un cuartel de la Guardia Civil en Barcelona