El Fabril suda en A Senra

|

El Fabril ganó en A Senra 1-2 al Ribadumia un partido de poder a poder que se decidió por el acierto en las áreas. El filial empezó con todo de cara merced al tempranero gol de Juan Otero a los dos minutos. Además el Ribadumia estuvo negado de cara al gol en el primer tiempo, en el que Changui falló un penalti. Tras el descanso empató Nando y cuando mejor estaban los locales en busca del segundo, apareció Óscar (en posible fuera de juego) para batir a Javi Sánchez. De ahí al final los visitantes tuvieron que sufrir porque no acertaron en la sentencia y el Ribadumia empujó mucho. 
El filial mantiene la cuarta plaza, aunque deja dudas en tierras arousanas, sobre todo en defensa. Changui hizo lo que quiso. Blandos y contemplativos, así se mostraron los zagueros coruñeses. En mediocampo el canadiense Piette hizo de ‘stopper’, aunque fue perdiendo fuelle con el paso de los minutos. El equipo de Manu Mosquera tuvo fases buenas con la pelota, aunque generó casi todo el peligro con la movilidad del colombiano Otero y de Óscar, que aunque marcaron, perdonaron bastante.
Los locales no tuvieron fortuna en momentos puntuales. El partido empezó de la peor forma posible. En una internada por la derecha de Hugo Rama, sin oposición, el colombiano Juan Otero fusiló el pase de la muerte para el 0-1. El Ribadumia reaccionó y tuvo un repóker de ocasiones en la primera parte, todas con Changui, pesadilla de los centrales, como protagonista. En la primera cedió a Gabi, cuyo remate dentro del área se fue a córner. Luego dejó solo a Agus delante de Anxo, que evitó el gol con una parada de balonmano. El veterano boirense se inventó otra oportunidad dejando en evidencia a dos defensores. Remontó línea de fondo y puso un pase que no encontró remate. Changui también tuvo un mano a mano. En el minuto 22, en un  balón largo, le ganó el espacio a Quique  pero el defensa tocó lo justo para que el remate del boirense se fuera a córner. La mejor oportunidad local llegó en el minuto 33. En otra buena combinación en ataque que nació en Changui, como no. Dio continuidad a la acción con Jon, que puso un pase interior en el borde del área sobre Hugo, derribado por Blas. Penalti claro. El encargado de lanzarlo fue Changui. Esta vez el boirense se equivocó. Quiso picar el balón por el centro y este no cogió portería. Se marchó muy alto por encima del larguero para desesperación de los aficionados locales. La oportunidad perdida frenó el ímpetu local y dio aire al filial para llegar en ventaja al descanso.
En la segunda parte comenzó mejor el filial. Protagonista con la pelota y generando llegadas claras. Óscar perdonó el 0-2. Cuando mejor estaban los de Manu Mosquera llegó el empate. Fran Matos recibió en tres cuartos de campo y filtró un gran pase sobre el desmarque de Nando, que en el mano a mano no falló ante Anxo.
Con el 1-1 el Ribadumia se lanzó descaradamente a por el partido, tratando de aprovechar el plus anímico del gol.  Changui y Nando  tejieron una jugada por la izquierda, que acabó  con un remate flojo del boirense que se fue a córner. El Deportivo B, tras pasarlo mal durante varios minutos, se rehizo y encontró el 1-2. Marcó Óscar tras recibir un balón dentro del área y regatear al meta Javi Sánchez. Los zagueros locales se quedaron parados reclamando fuera de juego.
A partir de ahí el Ribadumia empujó y los visitantes a la contra pudieron sentenciar. Juan Otero y Óscar fallaron ocasiones muy claras. El Ribadumia empujó, con más corazón que fútbol. Tuvo un par de ocasiones que no se concretaron y los tres puntos se marcharon para A Coruña.

El Fabril suda en A Senra