El aumento de los contagios encamina al área sanitaria a una nueva ola de Covid

La residencia Santa Teresa Jornet, en la que se ha producido un nuevo brote | javier alborés
|

El año 2020 cerró en el área sanitaria coruñesa con un nuevo incremento de casos activos y de contagios de Covid-19. La zona de A Coruña-Cee se encamina así a empezar 2021 con otra ola de la enfermedad, cuando ya vamos camino del primer año con la pandemia a cuestas.

Según los datos proporcionados por la Consellería de Sanidade –que se refieren a los recogidos hasta las 18.00 horas del 31 de diciembre–, el área sanitaria terminó 2020 con 1.091 casos activos, 62 más que el día anterior. Ello se une a que en los dos días anteriores, el 29 y el 30, también se habían incrementado mucho los enfermos diagnosticados, con 72 y 73 afectados más, respectivamente. De esta manera, si se suman las tres últimas jornadas del año se observa que en ellas se incorporaron dos centenares de casos activos al cómputo global, concretamente 207.

Lo mismo ocurre en el caso de los nuevos diagnosticados, ya que los contagios volvieron ayer a superar el centenar diario (106), lo que unido a los 134 del día 30 y los 121 del 29 llevan a una suma de 361 pacientes anotados en las listas de enfermos con Covid.

 

Positividad

En lo que se refiere a la tasa de positividad, el área sanitaria también marcó ayer una cifra alta, el 8,5% de los test PCR realizados, siguiendo la estela de las jornadas anteriores, en las que también se superó el límite del 5% que la OMS establece como ideal para dar por estabilizada la pandemia.

A ello se une la deriva individual de los municipios del área de A Coruña, en la que se observa un gran empeoramiento, ya que casi todos anotaron en la última jornada una incidencia acumulada por cada 100.000 habitantes mayor que la del día anterior.  En el caso de la ciudad coruñesa esta se elevó hasta los 173 casos –tras anotar 425 nuevos contagios en los últimos catorce días, 38 más que en la jornada anterior–, lo que lleva a la capital a números semejantes a los que marcaba hace un mes, antes de que se empezase a doblegar un tanto la curva de la segunda ola del Covid-19.

Además de A Coruña, también se incrementaron las incidencias acumuladas de Arteixo (que quedó en 124 casos por cada 100.000 habitantes), Culleredo (177,6), Oleiros (113,7) y Carral (608,6). Más acusado es el empeoramiento en otros como Sada (que tiene 145,2 casos, cuando hace una semana tenía una incidencia entre 25 y 50), Abegondo (que hace cinco días estaba entre 50 y 150 y ahora va por encima de 250) y Vilarmaior (que hace cuatro días estaba por debajo de 25 casos y ahora ya tiene entre 150 y 250). Mientras, solo el municipio de Cambre (con 101,4) firma mejores números que el día previo.

De esta manera, solo Miño e Irixoa mantienen la incidencia acumulada por debajo de 25 casos, mientras que entre 25 y 50 están Betanzos y Paderne, entre 50 y 150, Arteixo, Oleiros, Cambre, Sada, Bergondo, Oza-Cesuras, Vilasantar y Coirós, entre 150 y 250, A Coruña, Culleredo, Curtis y Vilarmaior; y sobre los 250 están Carral, Abegondo y Aranga.

La noticia positiva llegó de la mano de la presión hospitalaria, que se redujo en dos personas, de manera que los ingresados en centros del área sanitaria se sitúa en 87, de los que 81 están en el Chuac –19 de ellos en la UCI–, cuatro en el Modelo –uno en críticos– y dos en el Virxe da Xunqueira de Cee.

En cuanto a las residencias, el área coruñesa vuelve a tener usuarios afectados. Se trata de un brote detectado en la de Santa Teresa Jornet de A Coruña, en la que hay ocho mayores enfermos, que se suman a los tres trabajadores de centros de la zona que salían reflejados en la contabilidad de la jornada anterior  –en Claudina Somoza, DomusVi Oleiros y la propia Santa Teresa Jornet– y el empleado del CAPD de A Coruña que continúa afectado.

Mientras, el 31 de diciembre la Consellería de Sanidade retiró del cómputo los cinco usuarios y dos trabajadores que había notificado como enfermos en La Milagrosa de A Coruña el día 30, ya que eran fruto de “falsos positivos”.

El aumento de los contagios encamina al área sanitaria a una nueva ola de Covid