La nueva reforma laboral que prepara el Gobierno flexibilizará la contratación

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, durante su participación en el XVIII Encuentro de Economía de S'Agaró. EFE/Robin Townsend
|

La segunda reforma laboral que prepara el Gobierno “perfeccionará” la actual e incluirá una “simplificación” y una “flexibilización” de las diferentes modalidades de contratación, aunque no contemplará los denominados “minijobs”, muy comunes en el mercado de trabajo alemán.
Así lo explicó ayer el ministro de Economía, Luis de Guindos, durante el Encuentro de Economía de S’Agaró, donde defendió que la reforma laboral aprobada por el Gobierno en esta legislatura se ha convertido en “uno de los pilares fundamentales” de la mejora de la percepción externa del país.
“La percepción es que España en estos momentos es desde el punto de vista laboral muy atractiva y atrae inversión extranjera”, aseguró el ministro, que considera que, en términos generales, la primera reforma laboral “ha funcionado de forma muy positiva”, pese a que la tasa de paro continúa siendo “totalmente inaceptable”.
Sin embargo, el Gobierno prepara ya la “segunda ronda” de esta reforma laboral, prevista en el Programa Nacional de Reformas del Ejecutivo enviado a Bruselas.
El ministro avanzó que entre los cambios que plantea el Gobierno para el mercado laboral se encuentran la simplificación de las modalidades de contratación y la flexibilización de los contratos a tiempo parcial.
Se prevé, en este sentido, según el Ministerio de Economía, la ampliación del contrato indefinido de apoyo a emprendedores –que ahora solo pueden hacer las pymes de menos de 50 empleados– a los trabajadores a tiempo parcial.
“Lo que se hizo hace un año y medio ha dado frutos, pero el esfuerzo de perfeccionamiento tiene que completarse en esta segunda reforma laboral”, comentó el ministro, que remarcó que la nueva reforma no tendrá “nada que ver” con los “minijobs”, contratos con una retribución máxima de 450 euros al mes que reclaman entidades como las patronales o el Consejo Asesor para la Reactivación Económica y el Crecimiento (Carec), que asesora al Gobierno catalán en materia económica.
En su exposición inicial, De Guindos también se mostró “convencido” de que la economía española crecerá en 2014, aunque advirtió de que España, para consolidar esta recuperación, deberá mantener un ritmo adecuado de reducción del déficit y culminar el proceso de reestructuración del sector bancario.

empresas
Por su parte, el nuevo presidente del Círculo de Economía, Antón Costas, abogó durante su intervención por fomentar el aumento del tamaño de las empresas españolas. Costas utilizó repetidamente la frase “el tamaño importa” para reivindicar una reforma que evite que los empresarios frenen el crecimiento de sus compañías y opten por la creación de nuevas de una dimensión asumible. Se refirió especialmente al ámbito de la exportación y subrayó que el sistema de incentivos actual apuesta por el “liliputismo”.
Para Antón Costas, esa reforma, que a su entender atrae poco la atención, conllevaría un impacto destacable en todos los factores que benefician la recuperación económica.
El debate contó también con la participación del economista César Molinas, quien destacó que, “por primera vez”, el capital extranjero se interesa por España. n

La nueva reforma laboral que prepara el Gobierno flexibilizará la contratación