Los premios de la cultura gallega alertan de que los efectos de la crisis hacen peligrar al sector

cerca de 200 miembros de la plataforma galega das artes escénicas protesta cerca del gaiás efe
|

El pintor Quintana Martelo hizo ayer un llamamiento contra los efectos de la crisis en la cultura, al recibir el premio da Cultura de la Xunta, un acto al que otros dos colectivos premiados decidieron no acudir como protesta por el daño que creen que los recortes está haciendo al sector.

En una gala celebrada en la Cidade da Cultura, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que entregó el premio al escritor Roberto Vidal Bolaño, puso a los premiados como ejemplo de valores e insistió en que “somos muchos más” quienes tienen principios que quienes los intentan soterrar.

Presentada por la escritora Yolanda Castaño, en la gala fueron entregados premios a García Bodaño en la categoría de letras; Quintana Martelo en artes plásticas; la Fundación Eduardo Pondal, en iniciativas en favor del patrimonio cultural; Manuel Rodeiro en música y Miguel Anxo Fernández en el apartado de creación audiovisual.

Los representantes del grupo de teatro Airiños de Rianxo en artes escénicas, y la Asociación Internacional de Estudios Galegos, también premiados, decidieron no ir a la gala por la crisis que vive la cultura, y que denunciaron antes de la gala unos 200 integrantes de la Plataforma de las Artes Escénicas.

No obstante, Feijóo citó a todos los premiados, y la gala ofreció también vídeos de todos.

En el acto también se rindió homenaje al pintor Jorge Peteiro, recientemente fallecido, a quien recordó el conselleiro de Cultura, Jesús Vázquez.

Mientras, Quintana Martelo subrayó que la sociedad de la cultura, “siempre generosa, solidaria y desinteresada con todo aquello que le demanden, está sufriendo la crisis de una manera que pone en peligro la existencia de los colectivos que la forman”.

También Miguel Anxo Fernández pidió que la crisis haga “una excepción” con el audiovisual gallego, donde hay creadores jóvenes y preparados “con talento, y mucho”. Mientras, García Bodaño hizo una reivindicación de la lengua gallega y reclamó un consenso en su defensa. El idioma, dijo, “no es patrimonio de ningún grupo político o social, sino de todos, de los gallegos y de todos cuantos la aman”.

 

Los premios de la cultura gallega alertan de que los efectos de la crisis hacen peligrar al sector