El temporal se aleja de Galicia hasta el domingo tras causar cuantiosos daños

Una ola

El temporal que ha azotado Galicia estos últimos días y ha provocado la pérdida de vidas humanas, además de cuantiosos daños, dará un respiro a la comunidad hasta el próximo domingo, cuando se acercará una nueva borrasca con un sistema frontal asociado que traerá fuertes vientos al final del día.
Hoy la comunidad permanece en alerta amarilla y tanto mañana como pasado Galicia vivirá días más o menos tranquilos, con cielos despejados, temperaturas en descenso y vientos flojos de dirección variable, que serán un paréntesis entre la alerta roja pasada y el nuevo frente que estrenará la próxima semana.
El día de Reyes, uno de los más aciagos de estas fiestas navideñas, Puertos del Estado registró un "récord histórico" en el oleaje medido por la boya de Cabo Silleiro (Pontevedra), con 11,5 metros, si bien Punta Langosteira recibió una ola de 12,05 metros de altura, según el Puerto.
Ese día quedó conmovido el norte de la provincia de A Coruña después de que una de esas enormes olas arrastrase a tres personas en Valdoviño.
Dos de ellas siguen sin aparecer, un padre y su hija, mientras que el tío de ésta ha sido hallado muerto sobre una playa y recibe hoy sepultura.
También permanece desaparecido un pescador de Corrubedo desde principios de año.
Otra embestida del mar derribó asimismo en Reyes un muro del santuario de A Virxe da Barca incendiado en Navidad y rompió la Pedra de Abalar en Muxía (A Coruña).
La Consellería de Cultura ha adjudicado hoy el proyecto básico para la rehabilitación de la iglesia y está previsto que mañana se firme el contrato con el equipo profesional para iniciar los trabajos de levantamiento planimétrico el viernes.
La Iglesia compostelana anunció ayer que "se responsabiliza" de la gestión de las obras y que asumirá íntegramente el coste económico de la recuperación del santuario.
A lo largo del mismo 6 de enero y hasta las 14:00 horas de ayer, el Centro de Atención a las Emergencias 112 Galicia atendió más de 5.000 llamadas y gestionó 349 incidencias relacionadas con el temporal, más del 80 por ciento en las provincias de A Coruña y Pontevedra por caída de árboles y ramas (94), carreteras anegadas (42), desprendimiento de tierra y piedras (28), inundaciones en viviendas (24) y bolsas de agua (23).
Hoy, la Diputación provincial coruñesa ha informado de más de 200 incidencias en las carreteras de su competencia, mientras que el Sindicato Labrego Galego ha advertido de cuantiosos daños en explotaciones ganaderas y ha pedido ayudas para paliarlos.
También el PSdeG ha reclamado esta mañana de la Xunta un plan de recuperación de las infraestructuras portuarias y costeras dañadas por el temporal y ha demandado que se recupere el seguro de mal tiempo para la pesca, de manera que los marineros tengan unos ingresos mínimos.
Además, la institución provincial de Pontevedra ha anunciado la aprobación de un expediente de emergencia en los próximos días para proceder a la reposición del tramo de la carretera Ponte do Val-Barciademera derrumbado a consecuencia del temporal.
Ante esta situación, el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, ha insistido en "extremar la prudencia" y "no bajar la guardia" ante el temporal.
"La meteorología es imprevisible, lo único que podemos hacer es insistir en la prevención, que pasa por extremar la prudencia, que se evite cualquier tipo de situación de riesgo y tener los medios alerta, no hay bajar la guardia", ha añadido.
En estos momentos, la consecuencia más grave del temporal es la desaparición de varios miembros de una misma familia después de ser arrastrados por una ola en el faro de Meirás, por lo que Salvamento Marítimo ha ampliado esta tarde el radio de búsqueda del padre y de su hija desde la punta de A Frouxeira hasta el cabo Ortegal, el punto más septentrional de la península.

El temporal se aleja de Galicia hasta el domingo tras causar cuantiosos daños

Te puede interesar