El Basilea, una ‘cenicienta’ de la que no se fía el Liceo

Copia de Deporte Campeón-2015-11-06-025-d90ec8e7
|

Tras empezar con buen pie la Liga Europea al derrotar en la primera jornada al Viareggio (7-2) en Riazor, el Liceo acude con muchas ganas a Suiza para enfrentarse mañana al Basilea. El conjunto helvético es, a priori, la ‘cenicienta’ del Grupo D. Por ello, los hombres de Carlos Gil esperan demostrar que son favoritos y regresar a casa con tres nuevos puntos.
Eso sí, primero hay que derrotar a un equipo que, aunque en la primera jornada perdió ante el Oliveirense (10-5), debutará en casa en la máxima competición continental e intentará dar la sorpresa.
No lo tendrá fácil el Basilea ante un Liceo que quiere olvidar la decepción de la exigente competición del pasado fin de semana. la Supercopa de España supuso un importante desgaste físico y mental para los coruñeses, que no quieren volver a sufrir una decepción. Y el premio es muy apetecible, una victoria que les permitiría encarrilar el billete para cuartos.
El equipo suizo ha sufrido una importante remodelación en la presente campaña. Se marcharon buena parte de los compotentes de la plantilla de la campaña 2014/2015 (entre ellos jugadores contrastados como Mariano Velázquez) y llegaron otros, principalmente argentinos, como Rafael Ábalos, Guido Pellizzari y Julián Martínez. Junto a ellos, el asturiano Alberto García y Tobias Mohr (que también ejerce de técnico) son de los pocos que siguen en el equipo del curso anterior. 
Por ello, contrasta un equipo como el Liceo, cuya mayoría de jugadores llevan juntos muchos años, con esta renovada plantilla a la que aún le falta rodaje y acoplamiento. Algo que intentará aprovechar el conjunto coruñés.
Los de Carlos Gil también estarán pendientes del partido en Italia entre el Viareggio y el Oliveirense. Si vencen los portugueses, se convertirían en el principal rival para disputar la primera plaza del grupo. Pero los transalpinos no pueden fallar si no quieren perder ya mucho terreno.

El Basilea, una ‘cenicienta’ de la que no se fía el Liceo