El Gobierno local se enfrenta a la cuestión de confianza tras el final de los contactos sobre el presupuesto

Copia de El Ideal Gallego-2017-02-04-007-05a8bbb4
|

El último intento de la Marea y el PSOE por cerrar un acuerdo presupuestario no evitó que hoy se presenten las cuentas en el pleno vinculadas a una cuestión de confianza. Ambas partes se culparon mutuamente por no alcanzar un pacto que impidiese esta sesión, en la que lo más presumible es que el Gobierno local pierda la votación.
Lo que no consiguieron arreglar durante meses no se solventó en cerca de dos horas ayer por la mañana. La Marea y el PSOE se vieron para intentar salvar el pleno de hoy, pero las posturas de ambos se mantuvieron a la misma distancia que impidió que hubiese pacto antes.
El alcalde, Xulio Ferreiro, explicó que habían ofrecido al PSOE aumentar a cuatro los concejales que se encargarían de los proyectos cogestionados, mientras que los socialistas debían apoyar al Ayuntamiento en su política de movilidad, en el impulso al área metropolitana y en la defensa de la gestión pública de la fachada marítima. 
“Non hai maior proba de confianza que compartir co PSOE o liderado e a execución de proxectos importantes”, destacó Ferreiro, quien añadió que afrontaron las negociaciones “con xenerosidade e mirada longa, pero tamén coas ideas claras”.
Sin embargo, el respaldo en estas cuestiones básicas fue el punto que rechazaron desde el PSOE, que pedían respetar el principio de acuerdo del miércoles de la semana pasada, en el que estos asuntos no figuraban.
“No nos pareció que se pudiesen aceptar”, aseguró el concejal José Manuel García sobre los “nuevos elementos” que el Gobierno municipal introdujo en las negociaciones después de lo pactado por la Rede (asamblea de la Marea).

papel en blanco
Más contundente fue Florencio Cardador, presidente de la gestora local y parte activa en las últimas reuniones negociadoras y cuya figura fue reconocida por el propio Xulio Ferreiro. 
“No podemos firmar un papel en blanco”, dijo Cardador, quien explicó que en el encuentro de la gestora con los ediles del jueves se aprobó oponerse a la inclusión de estas condiciones en el acuerdo con el Gobierno municipal, ya que consideran que se deberían incorporar a la comisión de seguimiento que ambas partes constituirían posteriormente. García recalcó que estaban dispuestos a “rubricar” el principio de acuerdo al que llegaron la semana pasada, e incluso pidieron al Ejecutivo que aplazase o suspendiese el pleno que comenzará a las 12.30 horas.
A pesar de que ambas partes quisieron exponer que el final de las negociaciones no significa que en el futuro sea imposible que haya diferentes acuerdos, Xulio Ferreiro cargó con dureza contra la actitud negociadora de los socialistas.
El alcalde explicó que la negociación estuvo “inzada de trampas e mostras de deslealdade” por parte de los socialistas, a quienes acusó de querer “estar ao mesmo tempo no goberno, xestionando directamente proxectos, e na oposición”.

mensaje
Xulio Ferreiro reconoció que están “condenados” a entenderse con el Partido Socialista, pero aprovechó la ocasión para enviar un mensaje dirigido a la inestabilidad por la que atraviesa el PSOE. 
“Neste momento non poden garantirnos un mínimo de estabilidade, básicamente porque non poden garantirnos a nós nin á cidade o que non poden garantir para si mesmos”, aseveró el alcalde. n

El Gobierno local se enfrenta a la cuestión de confianza tras el final de los contactos sobre el presupuesto