San Andrés se reabre como calle peatonal “a medias”

La reforma ha permitido que los peatones dispongan de más espacio en San Andrés en detrimento de los vehículos susy suárez

La tan esperada apertura de la calle de San Andrés es ya un hecho. Ayer se reabría al tráfico el tramo comprendido entre la iglesia Castrense y Panaderas, que ha sido objeto de un completa reforma por parte del Ayuntamiento. El concejal de Infraestructuras, Martín Fernández Prado, y la concejala de Tráfico y Movilidad, Begoña Freire comprobaban ayer el resultado de un trabajo que se ha prolongado durante once meses y ha costado 900.000 euros.

Fernández Prado destacaba que las obras han durado menos de lo previsto y que la empresa constructora había acortado los plazos que tenía por contrato para dar prioridad a la finalización de la reforma. “Como nos habíamos comprometido con los comerciantes y vecinos, hemos intentado acabar antes del período navideño”, señaló el responsable de Urbanismo, quien incidió en la versatilidad del nuevo modelo: “El tráfico se puede flexibilizar. No será lo mismo un domingo de verano que un lunes de invierno”, en clara referencia a la intención municipal de usar la calle para actividades al aire libre.

Fernández Prado destaca que el tráfico se puede adaptar a  los usos de “un domingo de verano o un lunes de invierno”

“Creo que las obras de mejora y la bajada de alquileres han ayudado a que se dinamice un poco la zona y hayan abierto nuevos locales”, apuntó el edil.

Fernández Prado también recordó que la reurbanización ha incluido el soterramiento del cableado eléctrico, que hasta ahora cruzaba la calle. Animó a los propietarios de locales y viviendas a solicitar las ayudas municipales de rehabilitación (que se convocarán en los próximos días) para poder “adecentar” las fachadas de los edificios y “mejorar su habitabilidad”. “De esta manera podemos darle una vuelta completa a esta obra de urbanización y tener un punto de inflexión en esta zona”, destacó.

 

cambio de paradas

Por su parte, la responsable de Tráfico explicó los cambios que se han acometido en la calle con el objetivo de mejorar la movilidad y dar prioridad a los peatones en los últimos tramos de San Andrés. Begoña Freire explicó que la nueva tipología de vía, en la que vehículos y peatones están al mismo nivel, ha implicado una “reordenación del tráfico” en San Andrés y calles aledañas.

La limitación de vehículos en la zona ha modificado el recorrido de los buses

En este punto, la concejala dio respuesta a las críticas que ya han surgido por la eliminación de las paradas de bus y la modificación del trayecto de varias líneas, como la 4, 6, 6A y 11. Freire aclaró que varios informes técnicos sobre la mencionada reordenación viaria “desaconsejaban” que en las calles Sol y Cordonería circulasen vehículos de más de ocho metros, incluyendo buses y camiones. “El usuario del bus público no va a sufrir trastorno, porque con las nuevas paradas existe una distancia adecuada para que la gente no tenga que desplazarse demasiado desde su lugar de origen”, subrayó la edil.

Movilidad ha habilitado cuatro nuevas paradas    como alternativa

Freire indicó que se han establecido nuevas paradas (San Andrés 95, Paseo Marítimo 17, plaza Juan Naya y San Roque 1) y que la circulación de los buses en sentido contrario se restablecerá en los próximos días, cuando se terminen las obras en Pórtico de San Andrés.

 

San Andrés se reabre como calle peatonal “a medias”

Te puede interesar