Las analíticas confirman que el agua de la traída de Corme está contaminada

27 septiembre 2019 Ponteceso.- Ponteceso reparte más agua embotellada en Corme mientras espera por los resultados de Sanidade Un voluntario de Protección Civil dejando ayer agua en una casa de Corme
|

La Consellería de Sanidade mantiene la recomendación de no beber ni utilizar el agua de la traída municipal de Corme para lavar alimentos al detectarse la presencia de agentes contaminantes en las analíticas realizadas. Así se lo comunicó ayer por la mañana la xefa territorial del Sergas, Cristina Pérez Fernández, al alcalde de Ponteceso, Lois García Carballido, quien anunció que el Concello continuará colaborando estrechamente con la administración autonómica para tratar de encontrar el origen del foco, a la vez que seguirá suministrando agua embotellada a la población hasta que se confirme que el episodio de contaminación ha quedado atrás.

Desde la Consellería de Sanidade informaron de que las analíticas realizadas confirman la presencia en el agua de la red municipal de Corme de “norovirus y bacterias coliformes”, así como “la sospecha de clostridium perfrigens por encima de los parámetros legalmente permitidos”. Curiosamente, y según señaló el regidor pontecesano, las muestras que confirman la presencia de esos agentes contaminantes se habrían tomado en un grifo del centro de salud de la villa marinera.

La Consellería de Sanidade también dio aviso a Espina y Delfín, la empresa responsable del servicio de abastecimiento y anuncia que seguirán realizando nuevos controles de la traída municipal de agua. Y es que el equipo de expertos constituido por el propio departamento autonómico para estudiar el brote de gastroenteritis que viene padeciendo la localidad cormelana desde el pasado fin de semana, ha dictaminado tras conocerse los valores de los parámetros analizados que la potabilidad del agua no está garantizada, por lo que mantiene la recomendación de que no se beba ni se utilice para lavar alimentos que se vayan a consumir crudos.

Con el fin de ayudar a paliar el problema, el Concello de Ponteceso continuará con el reparto de agua embotellada hasta que el episodio contaminante remita y para ello se utilizan las instalaciones de la lonja portuaria como punto de almacenamiento y distribución.

Más de 6.500 garrafas

Tras agotarse el pasado miércoles las 3.550 garrafas de 5 litros adquiridas en un primer momento por el Concello, ese mismo día se encargaron siete palés más (cada uno de ellos contiene 142 garrafas) y ayer llegaron a la lonja de Corme otros catorce palés. El alcalde cree que esta nueva partida de agua embotellada va a ser suficiente para abastecer a la población hasta que se recupera la normalidad en el servicio, aunque, de no ser así, aportarán más.

García Carballido señala que seguirán colaborando con la Consellería de Sanidade “para garantizar cuanto antes la potabilidad del agua” y añade que “los indicios apuntan a que el foco de contaminación o ese episodio de contaminación residual está en la parte baja de Corme Porto”, toda vez que en el agua que sale del depósito no se perciben alteraciones. En cualquier caso, se va a continuar con la recogida de muestras periódicas en distintos puntos y las analíticas.

Las analíticas confirman que el agua de la traída de Corme está contaminada