Los escindidos del BNG esperan llegar a una asamblea general antes del verano

López Rico, durante su etapa en el Ayuntamiento coruñés patricia g. Fraga
|

 Las corrientes escindidas del Bloque y otras de nueva creación aspiran a contar con las asambleas locales en toda Galicia, para la formación de un nuevo proyecto político de cara a las próximas elecciones autonómicas, a finales de mayo y así poder convocar una asamblea de ámbito gallego antes del verano.

Según informó el comisionado de comunicación de la coordinadora de Encontro Irmandiño (EI), Mario López Rico, en este momento se está realizando “el trabajo previo” en la distintas comarcas de Galicia, con reuniones como la que se celebrará este sábado en la localidad lucense de Ribadeo, para sentar las bases de ese nuevo proyecto político.

En la reunión de Ribadeo, que se celebrará en el salón de actos de la Casa do Mar, participará Jessica Fernández (Máis Galiza), Xoán Hermida (Ecogaleguistas), Xosé Manuel Pérez Bouza (Acción Galega) y el propio Mario López Rico, en representación del Encontro Irmandiño.

En todo caso, López Rico aclaró que el proceso para generar un nuevo proyecto político en Galicia, de corte nacionalista, “no es para nada de arriba hacia abajo”, sino al revés, porque “no son los grupos que ya existen los que le tienen que decir a las asambleas lo que tienen que hacer”.

 Afirma “taxativamente” que en estos momentos “no hay ninguna negociación entre fuerzas políticas”

 

De abajo hacia arriba > En ese sentido, reiteró el que fuera concejal de A Coruña que el nuevo partido de corte nacionalista tiene que surgir de las bases, de abajo hacia arriba, y los actuales grupos políticos, mayoritariamente formados por escindidos del Bloque, tienen que limitarse a “aportar ideas” que sumarán.

De hecho, afirmó “taxativamente” que en estos momentos “no hay ninguna negociación entre fuerzas políticas” para crear ese nuevo partido, porque el Encontro Irmandiño “no está participando en ninguna negociación”, aseguró y solamente “mantiene contactos engrasar el proyecto” y “ver si hay algún problema, para tratar de solucionarlo”, matizó López Rico.

“Son contactos para organizar las asambleas” y para facilitar que la formación del nuevo partido político tenga el camino expedito, pero “nunca para negociar o acordar nada”.

Los escindidos del BNG esperan llegar a una asamblea general antes del verano