El Constitucional admite el recurso de Rajoy contra la investidura de Puigdemont

Carles Puigdemont posa para los fotógrafos tras un encuentro con periodistas extranjeros | HAYOUNG JEON (efe)
|

El Tribunal Constitucional (TC) admitió a trámite ayer por unanimidad la impugnación por parte del Gobierno –que no contó con el aval del Consejo de Estado– de la resolución del pasado mes de enero por la que el presidente del Parlament, Roger Torrent, propuso la investidura de Carles Puigdemont como presidente de la Generalitat. Además advierte que un nuevo intento de “reproducir” esta investidura, supondría contravenir esta suspensión y tener consecuencias penales.
Así lo señalaron fuentes del órgano de garantías, que señalan que un nuevo intento de investir a Puigdemont supondría, en principio, contravenir la suspensión acordada ayer a no ser que se apruebe una nueva Ley por el Parlament que modificara las circunstancias actuales. En este caso, además, lo más probable sería que esta nueva norma se recurriera y fuera suspendida mientras se estudia su constitucionalidad.
La Abogacía del Estado presentó el 26 de enero el recurso que pedía la nulidad de la candidatura de Puigdemont, firmada por Torrent el 22 de enero. Sin embargo, el TC no tramitó el recurso del Gobierno central, lo que hubiera supuesto la suspensión del pleno de investidura, y se limitó a dictar unas medida cautelares por las que la sesión solo se suspendería si se pretendía celebrar una investidura a distancia o Puigdemont acudía sin permiso del juez Pablo Llarena. Tras ello, el presidente del Parlament Roger Torrent aplazó la sesión.

Advertencia a Torrent
El tribunal, tras oír a las partes personadas, consideró ahora que aunque Torrent dejara sin efecto la propuesta de Puigdemont como candidato a la investidura y designara uno nuevo, el recurso del Gobierno de Mariano Rajoy plantea cuestiones de interés general que justifican que no se declare la extinción de la causa. Por ello se pronunciarán sobre el fondo y, mientras tanto, una eventual investidura de Puigdemont sigue en suspenso.
Asimismo, notifica personalmente la presente resolución tanto a Torrent como a los miembros de la Mesa Josep Costa i Rosselló, José María Espejo–Saavedra Conesa, Eusebi Campdepadrós i Pucurull, David Pérez lbáñez, yJoan García González y doña Alba Vergés i Bosch y les advierte de su deber de “impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada”.
En particular, de que se abstengan de “iniciar, tramitar, informar o dictar, en el ámbito de sus respectivas competencias, acuerdo o actuación alguna que contravenga la expresada suspensión, apercibiéndoles de las eventuales responsabilidades, incluida la penal, en las que pudieran incurrir en caso de no atender este requerimiento”
Tras conocerse la decisión del alto tribunal, el portavoz de JxCat, Eduard Pujol, afirmó que su grupo no va a renunciar a la investidura de su principal candidato y consideró que la resolución “demuestra la absoluta instrumentalización” del Constitucional.
En una rueda de prensa en el Parlament, Eduard Pujol lamentó que el TC “haya tirado a la papelera” la opinión expresada por el Consejo de Estado, y que tenga “una voluntad de violentar la voluntad democrática expresada en las urnas”, pero anunció que JxCat “no renuncia” a que Puigdemont pueda ser president.
Por lo que respecta al dictamen del Consejo de Garantías Estatutarias contrario a la modificación de la ley de presidencia propuesta por JxCat, Pujol consideró que “no se aguanta por ninguna parte”.

El Constitucional admite el recurso de Rajoy contra la investidura de Puigdemont