Javier Domínguez Lino | “En poco tiempo estaremos en condiciones de tratar todos los residuos urbanos de Galicia”

El Ideal Gallego-2017-11-12-060-ac0eecac-p
|

En pleno inicio de las obras de reforma para la ampliación del complejo medioambiental de Sogama, situado en la localidad coruñesa de Cerceda, el presidente de esta sociedad, Javier Domínguez Lino, acerca algunos de los planteamientos e inversiones de futuros en los que está embarcada la entidad.

El pasado 10 de octubre se daba en Cerceda el pistoletazo de salida a las obras de ampliación del complejo medioambiental de Sogama. ¿Qué supone este proyecto para la Sociedad?
Por encima de todo, supone un gran paso hacia la gestión de los residuos municipales en Galicia. El complejo verá incrementada su capacidad en un 81%, pasando de las 550.000 toneladas anuales a un millón, lo que significa que, en poco tiempo, estaremos en condiciones de tratar, si las circunstancias así lo requiriesen, todos los residuos urbanos producidos en Galicia, dándoles el mejor tratamiento. No estamos hablando de una simple obra. Estamos hablando de un nuevo concepto empresarial en el que se priorizarán los valores de la economía circular.

¿Qué plazos se barajan y cómo se van a ir acomodando las distintas fases del proyecto?
A pesar de las obras a llevar a cabo, tenemos que seguir prestando el mejor servicio posible a los ayuntamientos, en condiciones de absoluta normalidad. Es por ello que, en una primera fase, construiremos la nueva planta de clasificación para los envases contenidos en la basura en masa y, una vez culminada, iniciaremos el proceso de remodelación de la actual nave de reciclaje, tratamiento y elaboración de combustible. La planificación está cerrada y plenamente ajustada, confiando en que el desarrollo de la misma se haga de la mejor forma posible y sin alterar el funcionamiento industrial de la entidad.

¿Cuáles son los principales objetivos de esta mejora y qué supondrá para Galicia?
La pretensión de esta mejora es fundamentalmente ambiental. Haremos una inversión de 29 millones de euros, procedentes de fondos propios, para lograr dos objetivos que fundamentales y prioritarios: incrementar nuestra aportación al reciclaje, multiplicándola por cuatro, contribuyendo de esta forma a que España logre reciclar el 50% de sus residuos en el año 2020, y disminuir el vertido a mínimos. Es decir, que en el vertedero de Areosa se deposite, única y exclusivamente, los desechos que no se puedan reciclar ni valorizar material o energéticamente.

Las obras de la planta de compostaje industrial se iniciaron el pasado verano. ¿Cuál es la situación de esta instalación?
Estará operativa a finales de este mismo año y, a partir de entonces, podrá dar servicio a los municipios limítrofes, que lógicamente tendrán que implantar en sus calles el quinto contenedor para la recogida selectiva de la materia orgánica. Estos concellos tendrán todo nuestro apoyo desde la dimensión divulgativa a fin de que la ciudadanía realice una buena selección en origen de los residuos orgánicos y estos puedan transformarse en un compost de calidad. En esta instalación, con una capacidad nominal para 15.000 toneladas, esperamos extraer cada año entre 3.000 y 4.000 toneladas de compost de buena calidad.

La puesta en valor de los residuos orgánicos constituye en estos momentos una cuestión prioritaria para Sogama.
Al contrario de lo que algunos puedan pensar, Sogama lleva trabajando en el compostaje doméstico desde hace años. Contamos a día de hoy con más de 220 entidades adheridas a este programa (entre ayuntamientos, centros educativos y colectivos sociales) y hemos repartido más de 7.300 compostadores. No es una cuestión baladí. Recientemente hemos comenzado en el concello de As Pontes con un proyecto de vermicompostaje, protagonizado por lombrices de tierra, que trasladaremos también al concello de Carballo, y estamos participando en un proyecto de cooperación transfronteriza Galicia-Norte de Portugal, que lidera la Universidade do Minho, y del que también forma parte la Universidad de Santiago de Compostela, cuyo principal objetivo es precisamente poner en valor la materia orgánica para distintas aplicaciones agrícolas e incluso cosméticas y terapéuticas. Lo que quiero decir es que, si bien nos queda un largo camino por recorrer en este ámbito, estamos acumulando una interesante experiencia que, sin duda, nos permitirá mejorar nuestra aportación al reciclaje de la materia orgánica.

Sogama ha decidido adherirse este año a la Semana Europea de la Prevención de Residuos 2017. ¿Cuáles son las actividades que prevé llevar a cabo?
Partiendo de la premisa de que la prevención y la reducción de residuos constituye el primer eslabón en la correcta gestión de los residuos, debemos aprovechar todas las plataformas a nuestro alcance para informar, formar y sensibilizar a la población en ese gran dicho que deberíamos recordar con más asiduidad: “el mejor residuo es el que no se produce”. Y habida cuenta de que el desperdicio alimentario constituye un gran problema a día de hoy, tanto desde la dimensión ambiental como económica y social, además de la propiamente moral (recordemos que se derrocha un tercio de la comida que se produce), pues hemos decidido llevar a cabo, bajo el lema “Con la comida no se juega. No tires alimentos”, una serie de charlas y dinámicas sobre esta temática, que dirigiremos a los alumnos de Bachillerato de los concellos próximos al complejo. Me refiero a Carballo, Arteixo, Ordes y Laracha. Se trata de un pequeño gesto, una muestra de nuestra preocupación sobre una cuestión que ya ha alertado a la Comisión Europea y que ya está desplegando toda una serie de acciones para reducir el desperdicio alimentario a la mitad en el año 2030.

¿Qué hay de nuevo en la educación ambiental de Sogama?
En la educación ambiental son importantes las novedades, pero lo más importante es la persistencia. Y nuestra persistencia es continua. Seguiremos con nuestro famoso programa de visitas, por el que han pasado más de 71.000 personas, abordaremos una nueva edición del programa “Recíclate con Sogama”, que se canaliza a través del Plan Proxecta de la Xunta y proseguiremos con nuestra plataforma educativa Caderno Verde, que estamos nutriendo con nuevos contenidos, habiendo dado ya el salto al 2.0. En breve saldrá a la luz una visita virtual a Sogama para que todos los interesados puedan conocer las entrañas del complejo medioambiental de Cerceda con solo pulsar un botón de su ordenador y smartphone. También editaremos nuevas publicaciones corporativas, proseguiremos con los cursos de formación online (ahora estamos llevando a cabo uno sobre economía circular dirigido a agentes de la Guardia Civil) y, sobre todo, intentaremos seguir dando respuesta, en la medida de nuestra posibilidades, a las demandas de la ciudadanía en el ámbito educativo. Sólo a través de la educación lograremos un mundo mejor.

Aeversu, entidad que aglutina a las empresas de valorización energética que hay en España, entre las que se encuentra Sogama, firmó en su momento el Pacto por una Economía Circular, promovido por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente. ¿Qué significa este acuerdo?
El espíritu de este pacto, que han suscrito más de 50 entidades, no es otro que el de crear el marco institucional adecuado desde el cual se pueda mantener una colaboración público-privada a fin de alcanzar ese objetivo último de producir más con menos, garantizando un crecimiento económico sostenible. Se trata, en definitiva, de sentar los cimientos que permitan realizar el tránsito desde una economía lineal, definida por las malas prácticas de usar y tirar, a una economía circular en la que los residuos sean reducidos al mínimo y transformados en recursos.

Javier Domínguez Lino | “En poco tiempo estaremos en condiciones de tratar todos los residuos urbanos de Galicia”