Caixa Galicia alega que comercializó swaps porque era una obligación legal

El Ideal Gallego-2015-05-16-035-58839418_1
|

Un empleado de Caixa Galicia explicó ayer que la entidad comercializó swaps porque había una obligación legal que lo establecía, si bien reconoció que no existía “un servicio de análisis económico” para determinar cómo evolucionarían el euríbor y los intereses de las hipotecas.
El juzgado de primera instancia número nueve de A Coruña acogió ayer el juicio por la demanda colectiva presentada en 2010 por unos 1.200 afectados por este tipo de producto, que aseguran que fueron engañados por Caixa Galicia cuando se les ofreció un swap denominado “hipoteca tranquila”.
Con este producto, la entidad asumiría un posible incremento de los intereses que, al final, tuvieron que abonar los afectados porque el euríbor bajó, aseguran. Debido a esta bajada del euríbor, muchos de los afectados tuvieron que hacer frente a pagos de doscientos o trescientos euros mensuales, por lo que ahora piden la restitución del dinero, además de 3.000 euros por daños y perjuicios, hasta un total de 7,5 millones de euros.
José Luis Alonso Sánchez, empleado del departamento que diseñó el producto en la entidad bancaria, atribuyó a la oficina de publicidad la decisión de llamar a este producto “hipoteca tranquila”, pues servía para “cambiar una hipoteca con interés variable a un tipo fijo”.
El servicio, que se comercializaba por una obligación legal, “facilitaba el acceso a una financiación a tipo fijo durante cinco años” y aportaba “estabilidad y certeza” tras “dos años de subidas de tipos”.

intermediaria
Sostuvo este empleado que la entidad era “intermediaria”, aunque diseñaba el producto, y afirmó que “la publicidad pasó los filtros de la Xunta”, pero prefirió no opinar sobre la labor del departamento de publicidad.
En cualquier caso, los empleados de Caixa Galicia “tenían la obligación de ofrecer” este producto si el cliente “optaba por una hipoteca de interés variable”, y se hacía una “simulación” de posibles escenarios, aunque “no se informaba sobre la evolución de los tipos de interés”, abundó.
Preguntado por el fiscal acerca de si en la entidad habían anticipado la situación de bajada del euríbor, respondió que no le consta “que la entidad tenga un servicio de análisis económico” y añadió que Caixa Galicia “no tenía una previsión de si iba a haber una subida o una bajada de tipos de interés”.
Según manifestó, “los tipos de interés son imprevisibles y el que lo haga probablemente va a estar en un error”.
Las simulaciones se hacían entre el tres y el siete por ciento y “todos los contratos llevaban tipo de referencia mínima entre el tres y 3,5 por ciento”, alegó, que “coincidía normalmente con las cláusulas suelo y habitualmente estaba por encima”.
Este escenario resultaba positivo para los clientes porque lo que se abonaba era la diferencia entre el euríbor y el tipo mínimo de referencia, detalló.
Por su parte, el fiscal, que recordó que en el año 2003 la ley obligó a las entidades a ofrecer instrumentos de cobertura en estos casos, sostuvo que en una guía comercial se hablaba del producto como “seguro” y afirmó además de que en la publicidad se mencionaban analistas que apuntaban a “constantes subidas de intereses”.

Caixa Galicia alega que comercializó swaps porque era una obligación legal