Dos niños mueren en su casa de Gaza por un bombardeo del Ejército israelí

Entierran en un cementerio del norte de Gaza a uno de los niños que perdieron la vida en el ataque israelí Mohammed Salem
|

Una niña de seis años y su hermano de diez fallecieron ayer por el bombardeo perpetrado por la aviación israelí en el norte de la franja de Gaza. 
En un principio se había informado solo de la muerte del niño, pero finalmente la niña también murió debido a la gravedad de sus heridas. Un portavoz del Ministerio de Sanidad palestino en Gaza, Ashraf al Qidra, confirmó la muerte de Israa Abú Jussa, de seis años, y de su hermano Yasín. La casa donde vivían los dos niños fue bombardeada por los proyectiles israelíes.
El Ejército israelí informó de que bombardeó cuatro instalaciones de Hamás en el norte de la franja de Gaza en represalia por el lanzamiento de cuatro cohetes desde este enclave palestino hacia territorio israelí en la tarde del viernes sin causar daños. Los niños estaban en su casa de Beit Lahiya en el momento del bombardeo. La familia vivía en el inmueble a pesar de que había quedado parcialmente derruido durante la ofensiva israelí sobre Gaza de 2014.
Más de 190 palestinos y 30 israelíes han muerto desde octubre, cuando comenzó la conocida como Intifada de los Cuchillos, en la que los palestinos utilizan cuchillos o cualquier arma a su alcance para atacar a colonos, policías y militares israelíes.
Las autoridades israelíes han sido acusadas de ejecuciones extrajudiciales por la desproporción con la que se responde a este tipo de agresiones o supuestas agresiones.  
Por otro lado, la emisión del popular programa de televisión “Gran Hermano” en el canal 2 de la televisión israelí se vio interrumpida el viernes por la noche por un vídeo en el que se mostraban imágenes de ataques terroristas y mensajes amenazantes en hebreo.
“Quedaos en vuestras casas”, comienza el texto. “La historia no ha acabado, aún hay más por venir”, se podía leer. En la parte superior del mensaje se encontraba la firma, en árabe, de “Al Quds Intifada”, en referencia a la erupción de violencia terrorista que ha experimentado Israel en los últimos seis meses.
Poco antes, la misma jornada, la agencia de seguridad israelí –la Shin Bet– logró, junto con la Policía y las Fuerzas de Defensa Israelíes, cerrar un canal de la Yihad islámica en Ramala.
Esto tuvo lugar un día después de que altos cargos de Seguridad y diplomáticos aprobaran la decisión de cerrar medios de comunicación palestinos que inciten al terrorismo contra israelíes, tal y como recoge la prensa israelí.
Por su parte, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abás, rechazó una iniciativa de paz presentada por el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante el encuentro que celebraron el miércoles en la ciudad cisjordana de Ramala.
La iniciativa giraba en torno al establecimiento de Jerusalén Este como capital de Palestina, el fin de la construcción de asentamientos en Cisjordania y Jerusalén, el reconocimiento palestino de Israel como un Estado judío, y el abandono por parte de Palestina del derecho al retorno de los refugiados.
La parte palestina consideró que la iniciativa estadounidense no presenta ideas novedosas y que quedará en un documento presidencial o una propuesta ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Abás expresó a Biden sus condolencias por el asesinato de un turista israelí en un apuñalamiento múltiple cometido por un palestino en Jaffa. Sin embargo, Abás no condenó el hecho en sí mismo, subrayando que las fuerzas israelíes “han matado a 200 palestinos en los últimos cinco meses”.

Dos niños mueren en su casa de Gaza por un bombardeo del Ejército israelí