El Chuac es el hospital español que más trasplantes realizó el año pasado

El Ideal Gallego-2016-01-13-003-372f5c5a
|

El Complejo Hospitalario Universitario está lejos de ser el más grande de España. Y sin embargo, el año pasado consiguió situarse a la cabeza de trasplantes efectuados, incluso por delante del 12 de Octubre de Madrid o del Vall d’Hebron de Barcelona, al realizar 258 de este tipo de operaciones. La razón, tal y como la explica el responsable de la oficina de trasplantes, Antón Fernández, es que “somos los que más hacemos porque tenemos equipos de trasplantes muy potentes. No somos el primero en riñón, ni en hígados, ni en pulmón, pero somos el segundo o el tercero en cada uno de ellos”.
Y la suma de todos estos arrojó el resultado de 258. “Es una cifra récord para nosotros”, admite Fernández. Un hito solo a nivel local (el año anterior la cifra fue de más de 260) pero igualmente importante. Además, el año pasado se realizó la primera donación altruista anónima en Galicia de un riñón, un caso excepcional de entre los 33 donantes vivos. Por otro lado, se consiguió otro récord local al trasplantar 47 pulmones, lo que supone un 81% con respecto a 2014, cuando solo fueron 26. 
Además de órganos, también se trasplanta médula ósea y córnea, operaciones que se incrementaron durante un 20% y un 33%. Pero por supuesto, los más importantes son los de los órganos vitales. Aunque no es posible encontrar suficientes para todos los pacientes, lo cierto es que las expectativas son bastante buenas. “Los pacientes tienen muchas opciones de ser trasplantados. La mortalidad es muy baja, por debajo del 10% en todos los programas, incluso hay algún año en el que no muere nadie”, asegura Fernández, aunque reconoce que es excepcional: “Siempre hay pacientes de urgencia cero, que deben recibir un órgano entre las 24 y 48 horas para poder sobrevivir”.

pendientes del teléfono
Es entonces cuando más tensión pasa el equipo de coordinación, que tiene la responsabilidad de controlar la lista de espera, además de la asistencia, y la donación. “Llevo pendiente del teléfono desde hace 35 años, 24 horas al día”, asegura el responsable que aclara que “es mucha tensión, pero uno se acostumbra. Lo que hace falta es que seamos profesionales y hacerlo bien”.
Y por su puesto, también hacen falta donantes. Hoy en día, el  70% son de donantes gallegos y el 30% vienen de otras comunidades. El 72% son varones, y la media de edad es de 57 años, aunque el 32% tiene más de 70 años. Antes los órganos procedían de jóvenes que morían en accidentes de tráfico, pero ahora los donantes son gente de más de 60 años y más de 70 que se mueren de hemorragias cerebrales.
“Nos tenemos que adaptar a eso ya desde hace varios años y se va aprendiendo que esos órganos son perfectamente válidos aunque, cuanto más jóvenes, más validos son. Pero hay que adaptarse a lo que hay”, señala el responsable de la oficina de coordinación. 
Para él era “dramático cuando se morían chavales. Nadie quería ver morirse jóvenes. Y luego nos dimos cuenta de que había gente que se moría en la UCI, o que ni siquiera ingresaba en cuidados intensivos, con órganos sanos”. Pero hay que tener en cuenta que ahora se llega a los setenta o a los  setenta y cinco años en buenas condiciones físicas, con buen aspecto. Fernández asegura que “somos por dentro como somos pro fuera. La gente que tiene  buen aspecto, probablemente este sana”. 

espectacular
Lo mejor es cuando el paciente se recupera tras recibir el riñón, el corazón, o el órgano que necesitaba. “A veces, la recuperación es espectacular”, afirma. 
El pulmonar exige bastante  rehabilitación porque conlleva, deterioro muscular y nutricional, pero cuando va bien, al cabo de una semanas el paciente está muy recuperado. Y en otros, el sujeto en una semana está en casa. Para empezar de nuevo.

El Chuac es el hospital español que más trasplantes realizó el año pasado