Una madre y sus tres hijos serán desahuciados el próximo martes

sainlés, en el centro, apoyada por stop desahucios patricia g. fraga
|

El próximo martes, Elisabeth Sainlés Lorenzo podría ser desahuciada de su piso en la calle de Antonio Noche, de manera que acudió ayer a las oficinas de la Concejalía de Servicios Sociales para conseguir una ayuda que impida que ella y sus tres hijos de tres, cuatro y once años, se queden sin techo. Y para ello ha conseguido la colaboración de la plataforma coruñesa de Stop Desahucios, cuyos miembros la acompañaron para hacer su solicitud. “Todavía no sé que voy a hacer -confesó la madre- cuando vengan a echarme de casa. No tenemos a dónde ir”.
Lorenzo, de 46 años, está en paro desde hace casi dos años y lleva desde noviembre sin pagar el alquiler de su piso, así que su situación es muy precaria. Su último trabajo fue de limpiacristales, pero no llegó a desempeñarlo el tiempo suficiente para tener derecho a la prestación por desempleo, de manera que cuando perdió su trabajo, esta madre de tres hijos vio reducida la ayuda del Estado a 216 euros mensuales, insuficientes para poder pagar la renta, que se convirtió en una deuda que se fue acumulando en cada mensualidad.
Al final, ocurrió lo que tenía que ocurrir: sus caseros le denunciaron por impago y se celebró un juicio, en el que su abogado de oficio consiguió un aplazamiento de la sentencia y se intentó llegar a un acuerdo con sus deudores.  “No encontré trabajo y la cosa siguió así hasta agosto, cuando se paralizó por vacaciones”, explica la afectada. Pasado el respiro vacacional, la máquina de la justicia volvió a ponerse en marcha y el resultado fue la comunicación que le llegó a Lorenzo el martes pasado en el que se anunciaba el lanzamiento para dentro de una semana.
Aunque se lo esperaba, la carta del juzgado supuso para la parada un golpe más en uno de sus peores momentos, porque ponía fecha al día en el que debía abandonar su casa con sus hijos a cuestas. “Y no tengo a nadie que me pueda acoger. No sé como voy a afrontar el problema”, se lamentó. Así que acudió a los activistas de la plataforma coruñesa de Stop Desahucios en busca de ayuda legal y éstos le ayudaron a presentar un solicitud de suspensión de sentencia en los juzgados con la idea de ganar tiempo para que los Servicios Sociales del Ayuntamiento puedan actuar.

servicios sociales
De hecho, nada más salir de los juzgados acudieron a las oficinas de esta Concejalía, donde solicitaron una entrevista con el director del área, Jesús Quintela. Según fuentes de Stop Desahucios, que se fijó finalmente para las doce de la mañana de hoy, aunque previamente se celebró una primera entrevista ayer con una asistente social en la que no se le ofreció una salida.
 La afectada habría intentado solicitar ayuda pública mucho antes, pero su expediente fue enviado a Santiago en lo que los miembros de la plataforma consideran un error burocrático. De todos modos, consideran que de momento el Ayuntamiento está mostrando una falta de sensibilidad que les recuerda en caso de la octogenaria que fue desalojada a principios de año de su piso de la calle de Padre Feijoo. Aurelia Rey, como se llamaba la mujer, fue finalmente reubicada en unos pisos propiedad de la Xunta. “Este parece que va a ser el mismo caso”. n

Una madre y sus tres hijos serán desahuciados el próximo martes