“El sueño es una necesidad, pero se tiene que enseñar”

Copia de El Ideal Gallego-2013-12-14-013-ed82fb8d
|

Eduard Estivill es especialista europeo en Medicina del Sueño y licenciado en Medicina y Cirugía. Hoy dará una conferencia en el salón Churritines.

¿Podría explicar qué va a ofrecer al público?
Nosotros somos especialistas europeos en el sueño. Investigamos sobre el tema del sueño de los niños y lo que vamos a hacer es poner al día cómo enseñar a dormir a los niños. Son conclusiones de los trabajos que hemos hecho, no opiniones, y lo explicaremos con palabras fáciles.

¿Es diferente el sueño de un adulto al de un niño?
Es muy diferente, las alteraciones del sueño son distintas. En el caso de los niños puede haber dos causas. La primera es médica y es la que busca o descarta el pediatra, por ejemplo que el niño no duerma porque tiene otitis o reflujo. La segunda, es por una mala adquisición de hábitos del sueño. El sueño es una necesidad como el comer, pero se tiene que aprender, como se aprende a comer bien o a utilizar una cuchara con la sopa. Nadie aprende solo y es lo que hacemos. Enseñamos con estas normas para que los niños adquieran buenos hábitos.

Ha vendido más de tres millones de copias de su libro “Duérmete niño”, ¿es tan complicado para unos padres?
Hay papás que se les da mejor y papás que se les da peor, porque no han tenido tiempo de leer las normas, o porque no hay un acuerdo entre los dos, o porque los padres están separados. Solo en estos casos cuesta. Todos los estudios dicen que son los padres o educadores que no le enseñan bien al niño. Nunca es culpa del pequeño.

¿Puede dar algún consejo?
El cerebro es un reloj biológico que nos dice cuándo dormir y a qué hora levantarnos. Hablamos de rutinas, de que no puede haber ningún objeto externo que se lo tengamos que quitar o, si duerme con nosotros y después nos vamos. Hay que decirle que es por su bien. En los primeros días, empleará el llanto como comunicación con los papás. Explicamos que cada uno o tres minutos hay que acudir para que vea que le queremos, que no le estamos abandonando, pero que es una rutina que hay que aprender.

“El sueño es una necesidad, pero se tiene que enseñar”