El queso de Abegondo se erige como el mejor

el alcalde, josé antonio santiso entregó el primer premio a antonia suárez
|

Artesanales y de gran calidad, pero solo uno podía ser el mejor de todos. Al final, decenas de vecinos que desafiaron al mal tiempo, decidieron que el mejor queso era el de Antonia Suárez Vales de Leiro, vecina de Abegondo.

Además, los que se acercaron hasta el campo de San Marcos quisieron reconocer la valía de las piezas con sabor de antaño de María José Amil Parga, de Curtis, y en tercer lugar, el queso elaborado por María Manteiga Manteiga, residente en Mesía.

La votación tuvo lugar ayer en el campo da feira, en el transcurso de la decimocuarta Feira do Queixo de Abegondo, que se celebró acompañada del viento y la lluvia, lo que deslució una cita ineludible para los artesanos de la comarca y alrededores.

Con todo, el evento atrajo a un total de dieciséis artesanos que acudieron con sus mejores productos. Desde Carral, Oza, Cesuras, Mesía, Ordes... Y por supuesto de Abegondo, los queseros hicieron valer sus artes para elaborar un queso con leche cruda de vaca, sin pasteurizar, tal y como marcan las bases del certamen.

 

Degustación

Todos los que se acercaron por el campo da feira pudieron degustar de manera gratuita estos productos, además de comparar unas piezas caracterizadas por lo “artesano, de máximas calidad”, como incidía el alcalde de Abegondo, José Antonio Santiso Miramontes, que presidió la feria y, además, entregó un diploma acreditativo a los que resultaron vencedores de esta edición.

Los vecinos que desafiaron las inclemencias del tiempo procedieron a probar cada una de las piezas que participaban en la Feira do Queixo. A continuación, se encargaron de emitir su voto en unas urnas preparadas para la ocasión.

De este modo, fueron los propios comensales los que decidieron qué queso es el que ofrece un sabor mejor, en una votación de lo más reñida. Al final, resultó elegida una pieza abegondesa.

Además, el Ayuntamiento quiso hacer un guiño al Carnaval, aunque disfraces se vieron más bien pocos. De este modo, para completar este peculiar menú degustación, la organización de la feria quiso premiar a los fieles que se acercaron hasta el lugar con una serie de productos típicos de las fechas con las que coincide y ofreció a todo los visitantes filloas y cachola, por las que no tuvieron ni que pagar ni un euro y que hizo las delicias de los vecinos que supieron apreciar el sabor de la tradición.

En medio del tumulto propio del evento que se desarrolló durante toda la mañana y los olores característicos de los lácteos, los asistentes también contaron con un apartado más lúdico. Así, la organización completó la programación de esta edición con piezas musicales gracias a los alumnos de la Escuela de Música de Abegondo, para terminar esta jornada lúdica.

El queso de Abegondo se erige como el mejor