Alejandra Pérez Máquez | “Estamos preocupados por la demora de los proyectos de la N-VI en Cortiñán y Guísamo”

La alcaldesa, Alejandra Pérez, delante de la casa consistorial | Javier Alborés
|

Hace diez años, de manera casi inesperada, debió tomar el relevo de José Fernández Ramos, su “maestro”, y asumir la dirección del Ayuntamiento de Bergondo. Transcurrido un decenio, y a solo once meses de la próxima cita con las urnas, Alejandra Pérez Máquez (Londres, 1971) hace balance de un mandato que el PSOE inició en minoría pero que, en virtud del acuerdo alcanzado con Anova en 2016, acabará con la serenidad y consistencia que supone sumar siete ediles de 13.

¿Cómo está siendo el mandato 2015-2019 en Bergondo?
En líneas generales, muy positivo, muy fluido y trabajando mucho.

El 3 de diciembre de 2016, PSOE y Anova anuncian un acuerdo de Gobierno en Bergondo con una treintena de objetivos para desarrollar hasta 2019. ¿Qué porcentaje considera ejecutado y qué deberes se ponen ahora?
No sabría decir un porcentaje porque algunas de las cuestiones que iban en el acuerdo eran unos objetivos, tampoco tenían que ser exactamente ejecuciones. Pero yo diría que un 80-85% está ejecutado o en vías de desarrollo. Ahora, de cara a 2019 estamos trabajando en seguir ejecutando no solamente estas medidas si no en el día a día. Seguiremos con los programas que tenemos iniciados en cada una de las concejalías, continuaremos con nuestro plan de infraestructuras y desarrollaremos más proyectos vía suplementos de crédito. Nuestra idea es seguir trabajando para mejorar el día a día de los bergondeses, sin pensar en fechas concretas.

Durante un año y medio tuvo usted que gobernar en minoría teniendo cinco concejales de los 13 del plenario bergondés ¿Se lo puso difícil la oposición?
Este mandato fue un poco más fácil porque desde un principio empezamos a consensuar muchos temas con los compañeros de Anova. Aprobamos presupuestos y suplementos estando en minoría.

¿Está decidida a presentarse como candidata a la reelección en 2019?
Eso ahora mismo no toca, estoy plenamente centrada en el trabajo del Ayuntamiento de Bergondo. El partido decidirá en su momento los plazos para indicar los candidatos, tanto en las ciudades como en municipios pequeños. Además, dependerá de la decisión de los compañeros de la agrupación. No creo que tarden mucho en resolverse estas cuestiones.

En cuanto a los acuerdos con otros partidos ¿Reeditaría un pacto con Anova de Bergondo?
Obviamente, tantos ellos como nosotros y como cualquier partido que se presenta a unas elecciones a lo que aspira es a gobernar en solitario. No por una cuestión de egoísmo, ni mucho menos, sino porque uno lleva un programa que quiere llevar a cabo. Obviando esto, que es legítimo, muchas veces más que los pactos con los partidos son los compromisos con las personas que están en esas organizaciones por lo que también hay que esperar a ver quién va en las otras candidaturas y luego hablaremos como personas, no únicamente como partidos políticos. Ahora mismo nosotros estamos contentos y estamos trabajando bien, independientemente de que a veces pueda haber cuestiones que son fruto de que todo el mundo tiene ganas de hacerlo lo mejor posible.

Hace solo unos días, el portavoz de Veciños de Bergondo le recriminaba públicamente la existencia de un “continuo remanente” y su incapacidad para extender las redes de saneamiento y abastecimiento al 100% de Bergondo.
Una vez más esto es fruto de la crítica sin fundamente que suele hacer este grupo por interés electoral. Bergondo, desde que yo recuerdo, y van 19 años, siempre ha tenido remanentes positivos y siempre que se ha podido se han hecho suplementos de crédito. El esfuerzo que se ha hecho en redes de abastecimiento y saneamiento al inicio de estos 20 años ha sido brutal pero también es cierto que partíamos de una situación de saneamiento cero. Es cierto que hay zonas que están sin saneamiento. Algunas, por las dificultades orográficas, van a tener que seguir esperando por más actuaciones y habrá siempre viviendas aisladas que van a quedar sin este servicio como sucede en toda Galicia. No olvidemos que la obligación de los propietarios de las casas que en su momento se construyeron en rústico es de dotarse por sus propios medios de saneamiento. También hay una parroquia entera que todavía está sin conexión al saneamiento, que es la de Lubre, en donde llevamos trabajando en este mandato en un proyecto de más de 800.000 euros que confiamos que vea la luz dentro de poco pero que está en tramitación. Este proceso es lento pero contamos con poder empezar con la licitación del proyecto dentro de poco cuando se hayan acabado los preámbulos. Además, en verano ejecutaremos tres proyectos por valor de 600.000 euros con fondos propios que para un Concello como Bergondo está muy bien. Con estas actuaciones sí que vamos a poder dejar prácticamente a los núcleos de las parroquias con casi el 100% de saneamiento.

Uno de los caballos de batalla de este municipio es el de la seguridad vial, sobre todo por lo que implica que lo atraviese una vía como la N-VI. Está satisfecha con los proyectos anunciados o va a intentar cambiar algún aspecto y solicitar otras medidas a Fomento?
Estamos muy preocupados por la lentitud que llevan estos proyectos, los principales de Guísamo y Cortiñán. Este último no ha tenido una exposición pública ni hay un proyecto que pueda consultarse y es lo que nos sigue preocupando. Ya iba siendo hora de que se tomaran medidas en toda la N-VI en la provincia de A Coruña pero aun así ya vamos muy tarde. Nosotros cuando veamos el proyecto de Cortiñán analizaremos si hay que solicitar algún tipo de mejora o no como hemos hecho en el proyecto del cruce de Ferrol junto con los empresarios del Polígono de Bergondo, porque entendemos que es muy mejorable.

El urbanismo es otra de las asignaturas pendientes de Bergondo ¿Cuándo considera que contará el municipio con un PGOM?
Espero que pronto. Efectivamente, ese pronto nunca es lo suficientemente rápido ni para los bergondeses ni para la corporación, ni siquiera para los técnicos municipales. Vamos por buen camino pero la tramitación de un PGOM es lenta y solo hay que ver el número de planes que hay aprobados en nuestro entorno. Decir unas fechas a veces es inviable porque dependemos de muchas administraciones, que tienen que emitir sus informes. Ya contamos con el informe al borrador y, por lo general es bueno, solo hay que realizar pequeños cambios y justificaciones. La aprobación inicial no debería demorarse mucho y a partir de ahí intentaremos ir lo más rápido posible, en lo que a nosotros afecta, para que en 2 o 3 años tener por fin una aprobación definitiva y si pudiera ser antes mucho mejor.

¿Qué supondrá para el municipio los cambios de planeamiento aprobados para San Cidre?
Es un tema muy positivo porque vamos a mejorar un núcleo que a día de hoy tiene muchas carencias y que, en cambio, está en una situación privilegiada. Está el corazón de Bergondo y se ubican allí los servicios básicos municipales pero carece de cualquier otro servicio. Con esta modificación, que se recoge en el PGOM, vamos a mejorar mucho los servicios para los vecinos y será una oportunidad de servicios municipales para todos. Nuestro empeño fue el tema de los equipamientos públicos y la mejora del equipamiento municipal que hay en el entorno. Creo que es muy positivo, no solamente para el núcleo de San Cidre y de Bergondo, sino para todo el ayuntamiento.

Cuando después de tantos años se recuperó A Senra, incautada en 1936, se dijo que Bergondo al fin había completado La Transición... Ahora Sada lucha por Meirás...
Estamos de acuerdo y en su momento aprobamos una moción plenaria para dar nuestro apoyo. Pensamos que es un anacronismo y basta ya de que esos anacronismos sigan existiendo. Espero que los vecinos y que el Ayuntamiento de Sada puedan recuperar Meirás y que pase a ser público, con la fórmula que se considere más oportuna. l

Alejandra Pérez Máquez | “Estamos preocupados por la demora de los proyectos de la N-VI en Cortiñán y Guísamo”