Canto al fútbol en Riazor

23 septiembre 2014 Fútbol Entrenamiento del Deportivo en Riazor

Fútbol con fines terapéuticos. El deportivismo, todavía dolido y perplejo por el asesinato en Madrid de uno de sus aficionados, debe retornar a la realidad liguera esta noche ante el Málaga.

Las localidades a precio simbólico dispuestas por el Consejo de Administración para luchar contra la violencia en el deporte rey se han agotado y, salvo la grada de Maratón Inferior, el coliseo herculino registrará una afluencia de espectadores magnífica.
El Depor debe aislarse de un ambiente enrarecido, similar al del pasado miércoles en el torneo del KO, en el que incluso un sector de la grada llegó a pedir la dimisión del presidente, Tino Fernández.
El objetivo son los tres puntos, cruciales para abandonar los puestos de descenso que provisionalmente ocupa en la tabla clasificatoria; volver a ganar después de cuatro partidos sin hacerlo es casi una obligación para los pupilos de un Víctor que podría encaramarse al disparadero en caso de nuevo tropiezo.
La escuadra herculina debe aferrarse a la más que aceptable imagen que brindó en la Copa del Rey ante su rival de esta noche; el conjunto revelación de la presente temporada estuvo a merced de los deportivistas, que no encontraron el modo de trasladar al marcador su neta superioridad en el terreno de juego.
El técnico del club coruñés seguirá apostando por una línea de cinco defensas para blindar la portería del meta Fabricio, que está rayando a gran nivel desde su salto a la titularidad.
La defensa estará compuesta por Laure en la banda derecha —Juanfran podría tener opciones también en caso de que sus sensaciones en el test matinal de hoy sean positivas—, con Lopo, Sidnei e Insua como terna de centrales y el recién renovado Luisinho en el costado izquierdo.
En el eje de la medular Wilk seguirá poniendo el músculo y Medunjanin, el talento, configurando una pareja que va a más con el paso de los partidos.
Eso sí, el bosnio debe mejorar sus prestaciones defensivas en cuanto a sacrificio y solidaridad con el resto de sus compañeros para que el equipo no se resquebraje. El míster lo sabe.
En el flanco derecho actuará de inicio José Rodríguez, un hombre llamado a crecer de modo exponencial con el paso de la temporada, habida cuenta de la enorme calidad que atesora en sus botas; por su parte, la izquierda será para Ivan Cavaleiro, quizás el jugador en mejor estado físico de toda la plantilla.
En punta de lanza en principio el ‘9’ le corresponderá al internacional luso Hélder Postiga, si bien el murciano Toché realizó méritos en la Copa del Rey  para competir codo con codo con el ariete de Vila do Conde.
El entrenador blanquiazul, que aguardará al último test de esta mañana para comunicar la lista de convocados, no podrá disponer tampoco en esta ocasión de los atacantes Lucas Pérez  y Diogo Salomao, que todavía no se encuentran en condiciones de competir, mientras que duda acerca de la citación del argentino Luis Fariña, que acaba de salir de una rotura fibrilar.
El que sí regresará a la nómina de elegidos en la Liga será el central catalán Alberto Lopo, después de haber cumplido sanción el pasado domingo en el Calderón y de haber firmado un partido más que aceptable el pasado miércoles.
Con sólo diez puntos en su casillero tras la disputa de las trece primeras jornadas del campeonato de la regularidad —venció a Eibar y Valencia nada más—, el cuadro coruñés debe acorazarse de una vez en su estadio para que la luz de alarma roja no se encienda entre semana.
Los dos compromisos consecutivos del Depor al amparo de los suyos, frente a Málaga y Elche, podrían ser el mejor bálsamo tanto para un equipo con la autoestima un tanto dañada y para una masa social que comienza a dar síntomas de una fractura preocupante.
El rival de esta noche, el Málaga de Javi Gracia, se ha erigido a sí mismo como una de las sorpresas agradables del arranque liguero; con una plantilla justísima de efectivos y presidida por la juventud de gran parte de sus componentes, el conjunto de La Rosaleda ya suma 21 puntos.
Los albiazules vienen de perder dos encuentros de modo consecutivo, ante Atlético de Madrid y Real Madrid, por lo que han perdido status europeo al caer al séptimo escalón.
El Deportivo tendrá que atar muy en corto a futbolistas emergentes como Samu Castillejo o Luis Alberto, que están brillando  con luz propia en la ‘Liga de las Estrellas’.
Los blanquiazules deben intentar que el mal fario de los malacitanos en A Coruña se prolongue; y es que el Málaga CF solamente ha podido rescatar dos empates en Riazor, uno de ellos en el torneo copero el pasado miércoles y el otro con Joaquín Peiró (2-2). n

Canto al fútbol en Riazor

Te puede interesar