La ley prohibirá condonar la deuda y las donaciones de empresas a los partidos políticos

GRA180. MADRID, 13/12/2013.- La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Saenz de Santamaría, durante la rueda de prensa que ofrecida tras la reunión del Consejo de Ministros celebrado hoy en el Palacio de La Moncloa, en Madrid. EFE/Fernando Alva
|

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció que entre las medidas de regeneración aprobadas ayer está la prohibición de donaciones de personas jurídicas a partidos políticos y la prohibición de que los bancos condonen la deuda a las fuerzas políticas.
Esas son las dos principales novedades de los dos anteproyectos aprobados ayer por el Consejo de Ministros, que son el “núcleo esencial” del plan de regeneración democrática y contra la corrupción anunciado por Mariano Rajoy.
En concreto, el Gobierno dio el visto bueno al anteproyecto de la ley orgánica de control de la actividad económico-financiera de los partidos y el de la ley reguladora del ejercicio del alto cargo en la administración del Estado.
El primero de estos proyectos, que ahora se remitirán al Tribunal de Cuentas y el Consejo de Estado para que emitan los correspondientes informes, prohibirá “completamente” las donaciones de personas jurídicas a los partidos, que hasta ahora se permitían hasta un límite de cien mil euros anuales.
La vicepresidenta Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Misnistros, consideró que el cauce lógico de la financiación de los partidos son las donaciones de personas físicas como consecuencia de su vinculación o compromiso político, que forma parte de la libertad individual de los ciudadanos.
Otra de las principales novedades que se incluyen en esta norma es la prohibición de las condonaciones de deuda por parte de las entidades de crédito a los partidos políticos, que dejarán de ser legales y no podrán existir “de ninguna cuantía”, ya que hasta ahora también estaba permitidas hasta un límite de cien mil euros.

La ley prohibirá condonar la deuda y las donaciones de empresas a los partidos políticos