La Policía Local detiene a un hombre de 29 años por agresión en Rubine

|

La calle Rubine volvió a convertirse ayer en el epicentro de las peleas de la zona de ocio nocturno del Orzán. Fue a las siete y veinte de la madrugada de ayer cuando una patrulla de la Policía Local detuvo a un hombre de 29 años por golpear con una botella al otro.
Al parecer, el motivo de la agresión fue una mujer. Según explicó la víctima, de 33 años, unos minutos antes de la agresión se había encontrado con una antigua compañera de trabajo que iba acompañada de dos amigos. ël les invitó a tomar algo en un local cercano pero la invitación no solo fue rechazada, sino que comenzó una discusión con ellos. La víctima se estaba alejando cuando le golpearon en la cabeza con una botella.
Al darse la vuelta descubrió a uno de los acompañantes de su excompañera huyendo, así que salió detrás de él, lo alcanzó y consiguió inmovilizarlo. Cuando los policías llegaron en respuesta a una llamada del 092, los encontraron así. La víctima presentaba una brecha en la cabeza que daba credibilidad a su historia, así que los agentes pidieron asistencia médica de una ambulancia del 061 y  le informaron al presunto agresor de que estaba detenido.
Este hecho tiene lugar solo tres semanas después de que una pelea multitudinaria se diera en ese mismo punto. Dos jóvenes decidieron enzarzarse en una pelea que les llevó de un extremo a otro de la plaza de Pontevedra seguidos por cerca de una docena de amigos, esgrimiendo una navaja, deteniendo el tráfico y causando daños en el mobiliario urbano. Acudieron agentes de la Nacional y la Local y sus dos protagonistas fueron detenidos. n

La Policía Local detiene a un hombre de 29 años por agresión en Rubine