Arribas no lo ve tan negro

|

La plantilla deportivista ha querido restarle importancia a la derrota sufrida en el estadio de La Rosaleda la noche del sábado, la segunda de la presente competición liguera y la primera lejos de los muros de Riazor.
Pese a reconocer que el juego del equipo no fue todo lo brillante que deseaban, consideran que los pequeños detalles les perjudicaron.
En el caso de Alejandro Arribas, el defensa central, que estuvo lejos de las exhibiciones a las que nos ha acostumbrado en este inicio de curso, considera que el Deportivo tuvo en sus botas la opción de haber variado el rumbo del encuentro, puesto que en los primeros 45 minutos, el delantero Oriol Riera disfrutó de una oportunidad clarísima. Tan clara, que el balón disparado por el punta catalán en el minuto 28 se estrelló en el poste.
“En la primera parte nos pudimos poner por delante, con la ocasión de Oriol, y el partido habría cambiado”, subraya Alejandro Arribas, para quien lo importante es que la escuadra coruñesa dio la cara durante todo el choque pese a que los tres puntos se quedaron en Málaga.
“El equipo ha competido hasta el final”, apunta el zaguero, quien insiste en que “el equipo ha competido en todo momento y hay que seguir trabajando”.
El central lamenta que la fortuna diera la espalda a los herculinos en los momentos puntuales del encuentro, dado que considera que los malacitanos no hicieron muchos más méritos que el conjunto de Víctor Sánchez del Amo para alzarse con la victoria en La Rosaleda.
A su vez, Arribas cree que los tantos del conjunto andaluz llegaron en acciones aisladas.
“El primero de los goles ha pasado entre medias, que no saben ni cómo lo han metido. El segundo gol ha llegado al final”, explica el líder de la retaguardia coruñesa.
El jugador del equipo deportivista quiere restar importancia a la derrota sufrida por los blanquiazules, la segunda de la temporada, puesto que considera que el juego exhibido por el equipo el pasado sábado fue similar al practicado desde el arranque del campeonato.
“La gente, cuando se pierde, lo ve todo muy negro. Si perdemos, dicen que el partido es de un tres y si ganamos, de un siete, y al final hemos jugado igual”, comenta.
“Vamos partido a partido y a sumar lo máximo posible”, dice, para finalizar su alocución, de cara al importante partido del viernes con el Atlético.
 

Arribas no lo ve tan negro