La ocupación hotelera en agosto en la ciudad se situó en el 49,38%

|

Los números confirman uno de los veranos más complicados de la historia en cuanto a la ocupación hotelera en A Coruña. Con todo, se registraron más de 158.000 visitas y las pernoctaciones superaron las 320.000.

Las previsiones optimistas para el sector tras el estado de alarma no se cumplieron, en parte por la caída del mercado internacional, a la que se sumaron los rebrotes registrados en varias comunidades y ciudades españolas, y la ocupación alcanzó el 49,38%, según el INE (Instituto Nacional de Estadística). Un 33,46% menos que en 2019, pero casi cinco puntos por encima de la media estatal, que se situó en el 44,2%.

Además, la Encuesta de Ocupación Hotelera del INE revela que, en estas cuatro semanas, los turistas pasaron 2,37 noches por persona en los hoteles de A Coruña. Esto supone una variación con el año anterior de -5,95. En España, la estancia media ese mismo mes fue de 2,85 noches por persona, de acuerdo con las cifras publicadas por le INE.

En la ciudad abrieron casi sesenta establecimientos hosteleros (57), el pasado agosto algo que se traduce en una variación mensual de un 11,76%. Pero si se compara con el mismo mes del año pasado, cuando el coronavirus eran aún un desconocido, la diferencia está en -12.

Empleo

También el número de plazas ofertadas descendió con respecto a 2019. Este año apenas superó las cuatro mil (4.011), lo que supone un recorte, en relación con el verano anterior, de -1.264.

El impacto del Covid-19 también se hizo notar en el empleo, con una variación de -253 puestos este agosto, en que el número de personas que trabajaron en hoteles alcanzó los 316.

En cualquier caso, los datos del INE no sorprendieron demasiado al sector que, antes del verano advertía de unos meses “sensibles” y “atípicos”, trabajando en “circunstancias muy difíciles” para “sobreponerse al durísimo golpe” de la crisis del Covid-19.

Así, más allá de las cifras de ocupación, el sector estaba y está preocupado por la rentabilidad y la subsistencia de los propios establecimientos, que tuvieron que realizar importantes inversiones para adaptarse a los requisitos higiénico-sanitarios establecidos por las autoridades para evitar contagios, y que en principio se extenderán varios meses incluso en 2021.

La ocupación hotelera en agosto en la ciudad se situó en el 49,38%