Las escuelas de danza piden poder “bailar pegados” con normalidad

|

Profesionales de las escuelas de danza de Galicia salieron ayer a la calle para denunciar la situación que atraviesa este sector a consecuencia de la pandemia y demandar un cambio en los protocolos, para que las clases se puedan desarrollar con normalidad siempre “respetando todos los protocolos y medidas de seguridad”.

Bajo el lema “Bailar pegados”, la plaza de María Pita acogió a representantes de las entidades locales, que efectuaron un baile con distancia para terminar fundiéndose en un abrazo aquellos miembros de la misma unidad familiar.

“Prácticamente, el 90% de la facturación que hacemos es de bailes en pareja. Estamos muy limitados”, comenta Aarón Ogando, presidente de la Asociación Empresarial de Escolas de Danza de A Coruña, que 16 negocios de la comarca han constituido con el fin de reivindicar que se permita impartir clases de baile en pareja cuando se trate de personas convivientes.

Esta agrupación presentó esta semana un escrito en la Xunta similar a otros presentados en Vigo, Valencia o Madrid. El colectivo defiende que se trata de una actividad “segura y necesaria” que no solo “mejora la salud” de las personas sino que también ayuda a cuidar el “estado físico y mental” a la vez que promover la creatividad y disciplina.

Demandas

En este sentido, Aarón Ogando demanda que las academias puedan seguir ejerciendo su actividad “con la máxima normalidad” durante la situación de pandemia, especialmente aquellas especializadas en bailes de salón.

“Aquellos que imparten danzas urbanas o clásicas están al 50% pero en mi caso, por ejemplo, soy el único entrenador nacional de baile deportivo y de salón, por lo que mis clientes son parejas”, comenta Ogando.

El colectivo considera “incoherente” que los convivientes “no puedan tocarse” en las clases de baile pese a que el resto del tiempo realizan “multitud de actividades en contacto”.

En lo que respecta al aforo, estos profesionales abogan por que se pueda establecer en función de “los metros cuadrados de superficie del local”. A Coruña, Santiago de Compostela, Ferrol, Ourense, Pontevedra, Vigo, Porriño, Cangas, Meis, Celanova y Xinzo secundaron las manifestaciones. l

Las escuelas de danza piden poder “bailar pegados” con normalidad