Las visitas con cita previa de Papá Noel llegan a los centros cívicos de la ciudad

Unos niños entregan su carta a Papá Noel | javier alborés
|

Por primera vez en la historia, los niños coruñeses pueden disfrutar de una entrevista a solas con Papa Noel tras pedir cita previa. Lo que podría parecer un privilegio en realidad intimida a los niños, que se sienten cohibidos al encontrarse a solas con el conocido personaje navideño, sin que la presencia de sus padres baste para tranquilizarles. Por si no fuera lo bastante intimidante la barba de Papa Noel, la mascarilla lo hace peor. “Además de preguntarles si han sido buenos, les pregunto si se ponen la mascarilla”, comenta el interesado desde el centro cívico de Novo Mesoiro.  

Los niños se sienten más a sus ancha en grupo, formando una cola en la que pueden relacionarse y jugar. Comparado con eso, una entrevista a solas con Papa Noel es como ser llamado al despacho del director y él reconoce que es mucho más fácil su labor de subirlos al regazo y hacerles las preguntas pertinentes. Sin tantos gritos ni escandalera. Pero eso no significa que no hayan pedido regalos: “Uno me pidió todo de Marc Márquez: moto, casco, guantes”. De momento, pocas mascarillas ni geles hidroalcohólicos.

Escasa afluencia

Para afrontar esta crisis, Papa Noel ha desarrollado el don de la ubicuidad, así que es posible encontrarlo de cuatro y media a ocho y media de la tarde en cualquiera de los centros cívicos, previa llamada telefónica para pedir  cita. De momento, pocos se han animado, y en un solo día solo han venido doce a Novo Mesoiro. “Pensaba que iban a venir más”, confiesa Papá Noel.

De todos modos, los niños tendrán oportunidad de conocerlo (y de pedirle regalos, por supuesto), hasta el jueves de la semana que viene.

Las visitas con cita previa de Papá Noel llegan a los centros cívicos de la ciudad