Decretan prisión sin fianza por asesinato para el detenido de Oza

La Policía Judicial de la Guardia Civil recabó pruebas en el domicilio del suceso | quintana
|

El Juzgado de Instrucción número 2 de Betanzos acordó prisión provisional comunicada y sin fianza para el detenido por el crimen de Porzomillos (Oza-Cesuras), un vecino de Culleredo de 51 años que entró en casa de la víctima de forma sorpresiva y que está investigado por los delitos de asesinato y tenencia ilícita de armas.

Así lo informó el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) después de que ayer pasase a disposición judicial. Lo hizo por videoconferencia al encontrarse ingresado en el Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac).

A este centro fue trasladado tras sufrir un infarto, así como por lesiones en un pie, según informó la Guardia Civil. Desde el Instituto Armado se señala que la parada cardiorrespiratoria la sufrió al ser localizado por los agentes escondido en unos matorrales y con manchas de sangre en la ropa.

Alejamiento
Para el caso de que fuese puesto en libertad, la jueza acordó también una orden de alejamiento con respecto al marido y el hijo de la víctima, una mujer de 33 años que conocía al presunto autor de los hechos, según informó la Guardia Civil.

El aviso del suceso se recibió sobre las 19.05 horas del pasado viernes en una vivienda en Vilar de Costoia, en Porzomillos. La mujer apareció muerta en su domicilio, aunque antes gritó para pedir ayuda, cuando se encontró con el presunto autor en la finca de la vivienda.
A partir de ahí tuvo lugar la secuencia de hechos que finalizó con el fallecimiento de la mujer, que recibió un disparo en la nuca, y la huida del presunto autor, apuntó el Instituto Armado, que investiga las causas del suceso y que descarta la hipótesis del robo tras hallar entre las pertenencias del detenido elementos para inmovilizar a una persona como grilletes y candados.

Las primeras informaciones recabadas de los testigos referían haber visto a un varón de complexión fuerte que vestía un chaleco reflectante cuando saltaba la verja de la finca del domicilio. También que había emprendido la huida por un sendero próximo a la casa y que cojeaba de forma notoria, apunta la Guardia Civil.

A los diez minutos se localizó al hombre oculto en unos matorrales, con abundantes manchas de sangre en su atuendo, y donde sufrió un infarto.

Decretan prisión sin fianza por asesinato para el detenido de Oza