El fin de los contratos estivales hace que el paro suba en A Coruña en 403 personas

foto000029
|

El mes de agosto ha sido malo para el mercado laboral coruñés. En estrecha relación con lo meteorológico –donde, a pesar de las temperaturas, de pocas jornadas típicamente veraniegas han podido disfrutar vecinos y visitantes– la ausencia de contratos estivales ha hecho que los registros del paro aumenten en 403 personas, la segunda mayor subida del año.

De igual modo que en enero el fin de la campaña navideña estaba detrás de un incremento del desempleo de más de quinientas personas, el cierre de las contrataciones relacionadas con el área de servicios y el verano determina el ascenso de los datos del paro en agosto. De los más de cuatrocientos nuevos desempleados, 312 son de este sector, que acumula el 84 por ciento del conjunto de los vecinos de la ciudad en busca de empleo.

Son 16.064 los coruñeses que forman parte de las listas del antiguo INEM, un registro en el que, salvo contadas excepciones, se repiten las características en cuanto a sexo, edad y áreas laborales.

Los mayores de 25 años y las mujeres son los grupos peor parados, no solo por ser los más numerosos en número de desempleados –los primeros suponen el 94% del total de A Coruña–, sino porque son los que acusan de manera casi exclusiva cada aumento del paro. En este último mes, mientras los menores de 25 años rebajaban sus cifras de desempleo –aunque de forma casi imperceptible, en dos personas–, los mayores de esa edad sumaban 278 nuevos miembros a la lista de los demandantes de un puesto de trabajo. Peor panorama es incluso el de las mujeres, con 309 más entre las que no cuentan con una ocupación y volviendo a superar la barrera de las 9.000 desempleadas.

Por sectores, la condición del área de servicios como principal generador de parados es una constante, mientras que la situación del resto cambia mes a mes. En el último, la agricultura y la pesca aumentó en tres personas su número de desempleados y la industria y la construcción redujeron los suyos en 46 y 18 personas, respectivamente.

Galicia

En un agosto con el que se rompe la tendencia positiva de rebaja del número de coruñeses sin trabajo que se mantenía desde marzo, A Coruña es la segunda ciudad de Galicia con peores datos, solo superada por Vigo, que aumenta su registro de parados en 453 personas. En relación al total de vecinos que carecen de ocupación las posiciones se invierten y el comportamiento del mercado laboral coruñés es el peor, al crecer los parados un 2,5 por ciento frente al 2 por ciento vigués.

El desempleo sube en todas las ciudades, pero en el resto con cifras mucho más moderadas. Ferrol incrementa sus estadísticas en 12 personas y cierra el mes con 4.623 demandantes de empleo; Pontevedra en 59 (5.136 parados); Ourense en 76 (7.025 parados); Lugo en 90 (5.577 parados) y Santiago en 121, hasta llegar a los 5.201 vecinos sin ocupación.

Área

El área metropolitana coruñesa tampoco se libra de la tendencia generalizada del mes de agosto y solo dos municipios mejoran sus datos del mercado laboral con respecto a julio. Son Carral en la comarca herculina y Oza en la brigantina, con uno y cuatro parados menos, respectivamente.

En el plato opuesto de la balanza, Culleredo, con 65 nuevos parados, Cambre, con 49 y Oleiros, con 40, son los ayuntamientos en los que más sube el desempleo. Cesuras y Vilarmaior, por su parte, igualan la cifra de parados del mes anterior.

Por comarcas, A Coruña, suma 617 desempleados, de los que más de cuatrocientos son de la ciudad, hasta llegar a los 24.537. En la de Betanzos, con solo un municipio –Miño, con 11– por encima de los diez parados, agosto se cierra con 37 nuevos vecinos en busca de un puesto de trabajo, de un total de 1.729.

El fin de los contratos estivales hace que el paro suba en A Coruña en 403 personas