El 092 desaloja una cafetería de La Marina que seguía abierta a las cuatro de la madrugada

|

A mediados de agosto, la Xunta publicó en el Diario Oficial de Gailcia (DOG) la orden de cierre de los locales de ocio nocturno y la prohibición de mantener cualquier local abierto más allá de la una de la madrugada. En general, la prohibición se ha respetado, pero existen excepciones, como la que se registró en la madrugada de ayer en La Marina, donde descubrieron una cafetería con clientes en su interior a las cuatro de la mañana. El responsable del local fue denunciado por exceder el horario y sus clientes, desalojados.

Según parece, el establecimiento es de pequeño tamaño y no habían excedido el aforo. En todo caso, se trata de la segunda ocasión en la que un local de esta popular zona de ocupas infringe las normativas. A mediados de julio, la Policía Local desalojó, también en la noche del sábado al domingo, a los clientes que abarrotaba un local de ocio nocturno de esa misma zona. En aquella ocasión todavía no se habían endurecido las normativas, pero ya se mantenían las de aforo reducido a dos terceras partes para fomentar el distanciamiento social. Pero en aquel local no se respetaban: su aforo habitual es de 77, y aquella noche había 82 personas.

Una media de 15 al día

Las sanciones se han convertido en una medida de presión necesaria para garantizar el cumplimiento de las normativas, junto con las campañas de concienciación. Solo la Policía Local, en el mes y medio desde que entraron en vigor las restricciones, tuvo que imponer cerca de 700 sanciones. Es una media de 15 al día.

En este número se engloban toda clase de infracciones: incumplir el horario de cierre o reunirse más de diez personas, por ejemplo. Unas pocas son por fumar, hábito que al Consellería de Sanidade prohibió practicar en público al determinarse que ayuda a propagar el virus. Pero la gran mayoría, más de 600, son por no llevar la preceptiva mas carilla. .

Los agentes municipales advierten de que las multas que afectan a Sanidade son mucho más altas por norma general que las que se imponen por transgredir las normas municipales. Un caso como el de ayer en La Marina puede suponer al dueño miles de euros. Pero desde el Ayuntamiento reconocen que existe cierto retraso en la tramitación de las sanciones por la normativa anticoronavirus. Se trata de un problema general, que afecta a la mayor parte de los municipios gallegos. “El problema es que la Xunta quiere que la tramiten los municipios, y el Ayuntamiento quiere que las tramite la Xunta”, explican fuentes municipales.

A día de hoy, se calcula que no deben haberse tramitado ni 500 de las 700 sanciones que ha impuesto la Policía Local. Esto es debido a que las fuerzas y cuerpos tienen competencia para denunciar pero las normativas sanitarias son competencia de la Xunta. Eso significa que el Gobierno autónomo debería tramitar las sanciones, pero prefiere que sean los municipios lo que lo hagan. Como no hay ninguna norma que lo ampare, existe cierta ambigüedad jurídica que la Xunta tratará de resolver publicando una resolución próximamente.

Pero este problema afecta sobre todo a municipios pequeños, que no tienen personal para la tramitación, y que tienen que confiar en la Diputación para dar salida a las multas de tráfico, por ejemplo. En A Coruña, las sanciones del Covid-19 solo suponen una sobrecarga de trabajo. l

El 092 desaloja una cafetería de La Marina que seguía abierta a las cuatro de la madrugada