El comercio coruñés inicia su reapertura sin olvidar la protección

el ideal gallego-2020-05-12-015-05238a09
|

Parece que el concepto de “nueva normalidad” nos va a acompañara una buena temporada y tanto los comercios como los vecinos de A Coruña dieron ayer un nuevo paso hacia ella con la reapertura de los primeros, extremando las medidas de seguridad como el uso de mascarillas, pantallas protectores y señalando las distancias que debe haber entre clientes, además restringir el número de personas en los locales.

“Con las medidas de higiene y protección la gente ya está volviendo a hacer sus compras en el pequeño comercio, compras de necesidad debido a la cuarentena que hemos pasado”, señalaba ayer el presidente de la Federación Unión de Comercio Coruñesa (FUCC), José Luis Boado. que añadía que, en cuanto al pequeño comercio se refiere, “casi todos han abierto, salvo alguno al que le pudiera faltar algún elemento de higiene o que consideraban que no tenían suficientes guantes”, pero cree que irán abriendo a lo largo de la semana.

Concretando algunas zonas, el presidente de la Zona Comercial Obelisco, Javier Mosquera, señalaba que en este área en torno a la mitad de los comercios habían abierto, aunque añadía “que muchos irán abriendo a lo largo de la semana”, aunque no señalaba lo mismo de la hostelería, de la que decía que solo “un 10 o 15% han abierto” y que el resto “abrirían cuando se cambie de fase, cuando se pueda entrar dentro”.

En el caso de los comercios del Distrito Mallos, explicaba el presidente, José Salgado, que también “abrieron bastantes, en torno a la mitad” y añadía que la asociación les fue entregando, por la mañana, mascarillas a todos estos locales. “Lo que sí se observa es que la gente lo está preparando muy bien, poniendo señales para la distancia, por ejemplo”, comenta Salgado que decía también que los clientes que se acercaron a los negocios cumplieron con la parte de esperar sus turnos para no superar los aforos de los mismos. Indicaba que quizá esperaba un poco más de afluencia, pero que, aún a cuentagotas, los vecinos iban realizando sus compras en los establecimientos del barrio.

Hostelería

La estampa era diferente en la hostelería. La gran mayoría de negocios de la ciudad prefirieron no abrir, ya fuera por falta de espacio de terraza o de seguridad, pero los que abrieron tuvieron clientes desde primera hora. “Se vio bastante gente que iba a desayunar a las terrazas”, decía Salgado.

En una de las zonas con las terrazas más emblemáticas, La Marina, solo abrieron un par de locales. Según el presidente de la asociación de hosteleros de La Marina, Antón Saez, “de momento, no tenemos pensado abrir”.

La que sí abrió, pero de un modo peculiar, fue La Cervecería de Estrella Galicia de Cuatro Caminos, que comenzó ayer a recibir encargos para recoger, o enviar a domicilio, pedidos de cerveza recién embotellada, recuperando así sus orígenes.

El comercio coruñés inicia su reapertura sin olvidar la protección