Una multitudinaria “Carmina Burana” bautiza otra edición del Festival Mozart

|

m.g.m. > a coruña
  Cien butacas tuvieron voz por primera vez en el Palacio de la Ópera para cantar un clásico como “Carmina Burana”. La pieza sirvió de arranque a un Festival Mozart, que puso ayer sobre el escenario a la OSG, bajo la dirección de Víctor Pablo Pérez, junto a los tres coros y otros tres más, en concreto, Capella Madrigalista de Ourense, Concerto Tempo de Ferrol y Solo Voces de Lugo.
Entre todos arroparon a las personas que se sentaron con partitura en el patio de butacas. En cuanto Joan Company les hizo la señal, los aficionados procedentes de hasta 27 localidades gallegas demostraron lo aprendido en una experiencia única, después de que se intentara hacer en una ocasión una propuesta similar pero sin éxito.
El responsable del coro de la Sinfónica aseguraba horas antes que la conexión entre unos y otros era perfecta y que la cara que tenían los que se iban a estrenar como intérpretes era suficiente para justificar el esfuerzo de meses por mejorar sus condiciones vocales.
La calle le puso el toque a un concierto de apertura, que se repetirá hoy, a las siete de la tarde, y dará paso al grueso de un programa donde la ópera se degustará en versión concierto o semiescénica y el ballet entrará de puntillas con un clásico que siempre apetece, “El lago de los cisnes” y la interpretación de Ángel Corella. Será el 4 y 5 de junio.
La actividad deparará 36 citas hasta el 25 de junio, entre las que destacan la representación infantil de “El superbarbero de Sevilla”, del 18 al 21 de mayo, para el que la Sinfónica se vio desbordado por la demanda de los centros escolares, que superaron las 19.000 peticiones. Otro de los platos fuertes de esta edición tiene que ver con la recuperación del patrimonio histórico musical con piezas un tanto desconocidas como “Sesostri, re d’Egitto”, de Domènec Terradellas, que murió de forma extraña a los 38 años.
Además, el festival colaborará con el Consorcio de Santiago y dejará a la Real Filharmonía de Galicia una perla mozartiana como “La Clemenza de Tito”, el 18 de junio en el Colón. En la sección “Artista en residencia”, el grupo francés barroco Le Barroque Nomade rescatará el 15 de mayo en el Colón un códice encontrado en un monasterio de Transilvania para retratar en “Un día de bodas en Transilvania en 1650” las tradiciones del país y subir, el 17, al mirador de San Pedro para recorrer distintas partes del mundo y confluir en el mar de Venecia con la obra “Venecia, espejo del mundo”. Para ello, la Compañía de Tranvías pondrá servicio de autobuses de ida y vuelta.  
Por otra parte, la música de cámara protagonizará 18 directos y la Sinfónica se desmembrará con la finalidad de que sus artistas diversifiquen su repertorio. Es así como más de la mitad de la plantilla tocará a modo de miniformaciones en escenarios como el Acuario o la Real Academia de Bellas Artes. El Mozart se expandirá con el Festival Exprés, impulsado por la Diputación, y ofrecerá actuaciones en nueve localidades.

Una multitudinaria “Carmina Burana” bautiza otra edición del Festival Mozart