Una avería en una grúa en el Náutico deja en vilo a un yate de doce metros de largo

el ideal gallego-2018-12-08-006-8a520714
|

Finalmente, el casco de la embarcación quedó colgando de sus soportes de goma apenas unos centímetros por encima del suelo, según fuentes del propio Club Náutico, y fueron necesarias varias horas, y un par de grúas, para conseguir devolver el yate a una posición que no ofreciera peligro.

  Al parecer, el barco se había llevado a dique seco con el objetivo de realizar tareas rutinarias de mantenimiento, y no es miembro del náutico. El contramaestre estaba manipulando la grúa en el momento de los hechos, y la máquina se hallaba, en teoría, en perfecto estado, puesto que fue revisada por última vez en mayo de este año.

Sin embargo, cedió una de las horquillas. Afortunadamente, las tiras de goma, capaces de soportar 32 toneladas de peso, resistieron la presión perfectamente y el incidente quedó al final en un simple susto, dado que los daños serán costeados por el seguro. 

Por otro lado, fuentes consultadas señalan que uno de los principales problemas de operar una travelift en las instalaciones del Náutico es el escaso espacio disponible para hacerlo. 

Una avería en una grúa en el Náutico deja en vilo a un yate de doce metros de largo